De la multitud fraccionada ( o la obligación de actuar en público, como si se estuviera solo).

Todo ocurre de manera simultánea, tanto en la realidad como en las redes sociales; pero hay ocasiones extrañas, en las que las cosas suceden primero en la realidad y después en las redes sociales. Esto nos brinda la oportunidad de contrastar el comportamiento social, del individual.

En la realidad: En el concierto se vitorea al personaje en el escenario por cosas tales como levantar la mano o decir “Houla méxicou”; en el estadio de futbol a un portero se le grita puto; en un disturbio se saquean tiendas. La multitud se entiende solo estando dentro de ella. La conducta se modifica al estar dentro de la masa; esta conducta social dista de nuestro comportamiento individual se modifica por una “mentalidad colectiva”.

Hace algunos días, se dio a conocer un video en donde el Cantante Alex Lora, ordena expulsar de su concierto a algunos sujetos que, a decir de él, estaban provocando problemas y en repetidas ocasiones se les había pedido calma. Con insultos y referencias despectivas al aspecto de estos sujetos, el público apoyó a Lora y corearon sus insultos. Las opiniones en las redes no se hicieron esperar, la mayoría reprobando los insultos del Cantante.

Por supuesto podemos notar que, al revivir el tema en redes, la mayoría de las personas que opinan, reprueban o aprueban; no estaban presentes. Entonces, lo estéril de los comentarios, radica en que: Reprueban el comportamiento colectivo, precisamente porque nadie actuó como se actuaría de manera individual. Es decir, que las personas presentes, cada uno de ellos deberían de haber reaccionado como si estuvieran solos.

La idea es entonces, una multitud fraccionada; un espacio social en donde prevalece la individualidad, como si se tratara de crear una dinámica de red social (de internet), precisamente en la realidad, es decir: darle un giro de 180° a las cosas. Que la red social (que pretende ser un reflejo de la sociedad) se convierta en la sociedad real.

En las redes no hay pasión, solo moralidad fallida; no hay arrojo al mundo, solo raciocinios; no hay valor, solo palabras que simulan valor; Qué saben los opinadores de estar arrojados al mundo, de ser consumidos por la pasión hasta, desaparecer en la masa.

 

 

*Imágenes: Internet
Anuncios
Publicado en Análisis psicosocial acerca de lo obvio. | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un resumen digital, de Un libro real.

En su historia “La Esfinge”, Edgar Allan Poe relata cómo el protagonista entra en un estado de shock, cuando sus sentidos lo engañan, e interpreta un hecho basándose únicamente en su percepción sensorial. La historia termina cuando le explican que el monstruo que vio en las montañas desde la ventana, no es más que un insecto que descendía por una telaraña.

29Cu

Actualmente, este estado de shock se repite una y otra vez ante la realidad; cuando algo sucede, la falta de información y la urgencia por interpretar los hechos, nos da lecturas erróneas.

No es hasta que la verdad se enuncia, que encontramos la calma, no porque sea satisfactoria, sino porque nos da las palabras exactas para nombrar la realidad…la verdad es la única que nos cura de la realidad.

Y mientras estamos aquí, están sucediendo cosas reales; conducir a casa, tomar una taza de café, el abrazo de un ser querido, una risa fuerte; la pérdida de un amor, de un familiar; de un padre, de un diente. Son eventos tan reales, como los aviones estrellándose en las torres gemelas, la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa o la toma de protesta de Enrique Peña Nieto.

La realidad la habitamos, y puede ser amenazante e incomprensible. Pero también puede ser satisfactoria y llena de placer, y no es hasta que se enuncia que la comprendemos, que la incorporamos a nosotros, que la hacemos nuestra. Pero no es enunciada con cualquier enunciado, sino con un enunciado que diga la verdad.

Lo anterior, es el tema principal del libro. Mi intención es describir de manera clara, las diversas posturas del individuo ante la realidad y la manera de aproximarse a la verdad.

IMG_4164

Inicio con una comparación entre un eclipse solar y la experiencia de la realidad. Que es mas o menos de la siguiente manera:

El sol ilumina todo, nada escapa de sus rayos, de igual manera, nadie se escapa de la realidad.

La luna, al interponerse, solo deja ver un halo de luz. Así mismo, el lenguaje, los discursos, las construcciones sociales y los símbolos nos ayudan a capturar la realidad. la podemos identificar.

El siguiente elemento que está presente en un eclipse, son los filtros que recomiendan usar para poder verlo. Me refiero a los cristales o lentes especiales, a través de ellos podemos ver al sol y la luna en este evento estelar

Hago un símil con los dispositivos electrónicos, como la televisión, los celulares (es decir todas las pantallas).  En ellas, vemos el evento y escuchamos el discurso.

El ultimo elemento de esta comparación, es el individuo; es decir, una vez que la información nos llega y la verdad se enuncia, nos agrupamos en torno a esta. La verdad nos une pues, es común para todos

La verdad, es lo que se interpone entre nosotros y la realidad. Es una explicación del porqué suceden las cosas. Buscamos la verdad para protegernos, para poder ponernos a distancia del evento.

Y es que piénsenlo, cuando ocurre un suceso impactante, no tenemos palabras, no hay nada que podamos decir o escuchar que nos ayude a comprender el suceso.

Recuerdo haber visto en un documental de History Chanel, sobre el 11 de septiembre en el World trade center; después de que caen las torres un reportero se encuentra con un sacerdote y le pide que diga algunas palabras al pueblo norteamericano; el sacerdote, sin detener su andar, responde: “No puedo decir nada, no tengo las palabras”.

Sabemos que el shock es grande y esperamos que un sacerdote hable de dios o de algún versículo de la biblia, pero en ese momento, todas las categorías, todos los conceptos, todas las enseñanzas, eran rebasadas por la realidad, el padre se había quedado sin palabras y el reportero quería escuchar algo que le ayudara a procesar el momento. Imaginemos un lugar en el que nadie sabe que decir, porque no puede, y nadie sabe que pensar, porque nadie dice nada.

Lo mismo ocurre con la muerte de un ser querido. No hay nada que nos digan, que nos haga sentir bien, al mismo tiempo, no hay nada que se pueda decir, la realidad de perder a alguien es abrumadora.

Pero después del shock, la verdad llega, al poder hablar del evento, se asimilan los sucesos; se les da forma en nuestra mente y se articula una explicación. Si esto no pasa, cuando no se enuncia la verdad, el individuo puede caer en la locura. Estar frente a la realidad sin poder poner algo entre ella y nosotros, es abrumador, necesitamos de palabras que nos protejan.

Un ultimo ejemplo de esto, en la vida cotidiana. ¿Han visto que hay algunos periódicos, con imágenes violentas, y cómo, generalmente, vienen con un encabezado de broma? es decir, que hacen un chiste de la situación. Precisamente este encabezado gracioso, nos ayuda a asimilar la noticia que de otra manera sería más difícil de asimilar. Podemos decir que la realidad nos enferma y la verdad es la cura.

Conforme el libro avanza, también se habla de como el conocimiento, nos ayuda al momento de acercarnos a la verdad. Nuestro conocimiento, nos coloca en un lugar, desde donde se habla y se opina. Es decir, se habla desde una posición en el mundo; Maestro, mecánico, gerente de un banco, etc. Desde ahí, es que se recibe la información.

Esto, naturalmente, genera obstáculos entre las personas, estos son obstáculos para el conocimiento; el más visible en estos tiempos, es la opinión. Siempre ha habido personas opinando, o líderes de opinión; pero ahora, estas opiniones se vierten en las redes sociales, pues cualquier persona, aunque no conozca del tema, o ni siquiera haya leído la noticia, puede opinar.

Esto confunde, genera desinformación y rumores e impiden el entendimiento, pues tienes argumentos totalmente opuestos y ambos suenan convincentes. Nosotros por supuesto, aceptamos el argumento que confirma nuestras creencias.

Y en la actualidad, todos los días nos enteramos de sucesos, alrededor del mundo; hay algunos que no alcanzamos a comprender, ya sea por diferencias culturales o por que no conocemos los antecedentes. Esto provoca que nuestra opinión, no sea la más acertada y si opinamos en una red social de cosas que no entendemos, estamos abonando a la confusión, propia y de los otros.

Pero como lo mencioné, la realidad nos exige entenderla y enunciarla. Por eso es comprensible que todo mundo opine.

Esto nos lleva a la ultima parte de la Primera parte, en donde hablo del pensamiento y sus límites. Es decir, ¿por qué pienso lo que pienso y no otra cosa?

El crecer en un contexto, va construyendo nuestro pensamiento. Se nos provee de capital cultural (costumbres, objetos, conocimientos, saberes y finalmente, títulos académicos). Nuestro pensamiento nos hace diferentes, el pensamiento colectivo, nos hace parte de los demás.

Somos diferentes, y esta diferencia la comenzamos a notar, cuando identificamos cosas que nos son impensables, pensamientos que no forman parte de nosotros. Por eso, un conservador de extrema derecha y un cantante de narco corridos, piensan cosas que nosotros no, cosas que están mas allá de nuestros límites.

Y tanto el pensamiento del conservador, como el cantante, tienen una influencia en la realidad, es decir; se llevan a cabo marchas en contra de la adopción por parejas del mismo sexo o se realizan tardeadas. Aquí, creo que el pensamiento tiene límites, la realidad no.

Ahora, es importante aclarar que el pensar diferente, se debe entender desde el grupo social y el momento, no desde una jerarquía, no hay superior o inferior. Es decir, no se es más, o menos inteligente, por pensar diferente.

No somos iguales, cada uno pertenece a una fracción de la sociedad, que cuenta con sus problemas específicos; desde madres solteras que necesitan salir a divertirse, hasta personas que andan en bicicleta y les obstruyen las ciclovías.

La sociedad se esta dividiendo cada vez más, por eso es importante ser capaces de pensar en las universalidades. Éstas, no se determinan por el grupo social al que se pertenezca, si no a algo que es esencial para las personas. Es un elemento unificador.

El elemento unificador por excelencia es el capital económico, seas de la clase social que seas, y pertenezcas a la fracción de clase que sea, el dinero es esencial. Otro elemento que me atrevo a señalar como elemento unificador, es La verdad.  La necesitamos, y nos agrupamos alrededor de ella.

Fuera de estas universalidades, encontramos el conflicto que nos representan los otros, los diferentes y sobre todo los que son todavía más diferentes que los otros. Es decir, los grupos minoritarios que sufren discriminación.

Es importante, recordar, que la discriminación es, por definición, la separación de elementos diferentes conforme a sus características. Pero cuando esta discriminación tiene sus bases en el prejuicio, es cuando se convierte en perjudicial.

Se conforma de tres elementos que mencionaré brevemente:

1.- Se comprueba la diferencia (mediante un elemento visible) color de piel, discapacidad, raza.

2.- Valoración positiva de mis características y valoración negativa, si alguien no las tiene.

3.- Esta diferencia, me hace superior.

Es importante ser conscientes de que somos diferentes, ya que así, y solo así, podremos reconocer que fuera de los límites de nuestro pensamiento, existen otras formas de vida, otras concepciones del mundo, de lo bueno y lo malo; de lo valioso y lo inútil; de lo bello y lo grotesco.

Que allá, afuera de mis límites, existen cosas impensables y reconocer que ahí, yo soy lo impensable.

IMG_4165

La segunda parte, está conformada por una suerte de ensayos cortos, donde reflexiono sobre temas diversos, pero siempre desde la Psicología y un poco de filosofía, por ejemplo, la importancia del juego en los niños, y como jugar es un lenguaje, que dice cosas que el niño aún no sabe nombrar.

Un tema divertido, es uno en donde  hago un análisis de los llamados Memes, desde el psicoanálisis; basándome en un texto de Freud, sobre el chiste y su relación con el inconsciente. Ya que los memes finalmente son un chiste, que nos genera placer y ahorro psíquico, es decir, se evita pensar el tema, y se limita a reír por él.

También, otro ensayo, acerca de como el fin del mundo es una especia de motor interno, que nos mueve, es decir; la idea de la muerte como un motivo para hacer las cosas.

Tal vez el tema más introspectivo, sea el que habla de la identificación personal con alguna celebridad, y cómo esto, genera una especie de pantalla protectora a la hora del actuar. Podemos recordar al niño que, jugando a ser portero, pretendía ser Jorge Campos y se lanzaba de manera temeraria como lo hacia Campos.

Otro ejemplo es la jovencita que en sus xv años, para baile sorpresa, elije cierta canción de cierta artista y hace los pasos de algún video musical; en ese momento, esa joven se convierte en la celebridad que admira, y no solo eso, tiene público a quien demostrarlo.

Sin embargo, es importante que el individuo se coloque a distancia de la fantasía, ¿Qué significa esto?

Que, al no haber un espacio entre yo y la fantasía, se corre el riesgo de padecer algún trastorno psíquico o peor aún, se pone en riesgo la vida. ¿Recuerdan el caso del Pirata de Culiacán? ¿Fue usado o en verdad el joven se convenció de ser poderoso e intocable? O los problemas con la justicia mexicana de Kate Del Castillo. Aunque ella lo niegue y diga que cuando el director grita Corte, el personaje deja de existir, sus acciones fueron de una verdadera Reina del Sur.

Pasando a otros temas, hay una parte del Libro que se torna Marxista. En donde trato temas como, la compra de celulares a precios elevados. ya que gran parte del costo de estos, es un valor imaginario que las marcas atribuyen a sus equipos. Y así, los clientes además de pagar, la materia prima, la mano de obra, la tecnología utilizada, los traslados y la propaganda; terminamos pagando un costo arbitrario por la idea.

También, un análisis de los llamados, Godínez, y como son el resultado de una derrota del proletariado, en la lucha de clases.

Finalmente, hago un señalamiento a la sociedad del acoso, y como ésta genera Lord´s y Lady´s, lo que se traduce como la exigencia de la sociedad, de castigar a quienes incumplen las normas.

Este libro es un recordatorio, para que estos temas no se olviden, para que no los dejemos pasar por alto y darlos por sentado.

Describo eventos actuales, y sobre todo hablo de la realidad y la verdad, con el objetivo de abonar en su comprensión y poder entenderlos de manera diferente, y que, el pensar en estos temas, nos ayude a poder entender otros que aquí no se tocan.

Este libro, irrumpe en la realidad, para apuntar todas estas cuestiones, que son obvias, tan obvias que se deja de pensar en ellas, se olvidan; solo se actúa en consecuencia. Por eso, aquí hay un recordatorio para extraernos de nosotros mismos y observarnos desde afuera.

Verte insertado en la realidad, ver cómo influyes en ella; y para que, en un desdoblamiento y explosión de la conciencia, puedas ver, que te estás viendo.

Muchas Gracias.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cultura para las masas (Fragmento)

Cultura para las masas

Cultura de masas es, aquel producto en serie, con fines de consumo y que pone al mismo nivel, tanto obras de arte clásicas, como las nuevas expresiones artísticas o contenidos, (ya sean de televisión, cine o música) a las cuales, despoja de su carácter reflexivo, es decir, se plantean cuestiones obvias de manera muy descriptiva pretendiendo ser una crítica (o sátira) que no es más que una descripción de situaciones obvias, para hacerlo más fácil de entender. Mientras más sencillo se presenten las cosas, abarcan un rango más amplio de población y así, se pone al alcance de todos. Productos diluidos y banalizados.

Por un lado, están la música, el cine y la televisión; los medios definitivos de comunicación de masas, manejados por personas de negocios y que ponen en el mercado música con esquemas repetidos y fáciles de escuchar; películas donde invariablemente, sucede lo mismo; con un clímax explicativo y finales felices. También tenemos al Presentador de noticias, con su frase y/o gesto distintivo o el programa matutino con sketches, que son solo un comercial extendido, con chistes fáciles y nunca cuestionando nada.

Así mismo, en la radio se tiene un esquema que se replica en la mayor parte de radio difusoras. Se tiene el tema del día, la participación del público, el momento de “reflexión”, generalmente hecho con opiniones de sentido común o lugares comunes. Tienen también la intención de ayudar al auditorio con sus problemas. En ocasiones, llevarán a un experto en cierto tema, con la finalidad de mostrar seriedad, en un claro intento de no parecer productos vacíos, para terminar presentando a “expertos” complacientes con el programa. Si estos medios modificaran algo, alejarían a las masas.

Por otro lado, los medios toman expresiones artísticas y las diluyen, hasta que el resultado es un producto que consumir y no una obra para reflexionar. Ejemplos de esto: Obras de teatro acerca de programas de televisión; actores de televisión anunciados como participantes de alguna obra de teatro, esto con el fin de atraer al público que no asiste al teatro. Obras cinematográficas, que son adaptaciones de libros que, bajo esta premisa, sugieren ser productos de cultura elevada, por decirlo de alguna manera.

El aspecto positivo en el que se puede pensar, es que atrae a las personas hacia la cultura. Y eso es magnífico. Pero la realidad es que, como lo menciona Eco, se lleva la cultura a las personas, y ahí es cuando fallan, pues se modifica el carácter de una obra, para que sea del gusto de la masa.

Así mismo, los productos para las masas, deben contener una cierta cantidad de elementos o valores, para que puedan ser gozados de diversas maneras por un amplio número de individuos. Pensemos en una película acerca de desastres naturales; tiene efectos especiales, para los que gustan de esto; tiene un tema importante como el cambio climático o, los efectos de la depredación de la tierra, nos invita a una “reflexión” en cuanto a nuestra forma de vida; y se puede usar al artista de moda, para atraer a cierto sector, así como una historia de amor o del reencuentro entre un padre y un hijo, dentro de la trama.

La película será un éxito comercial, porque se exhibe a todas horas y el espectador pensará que está en frente de una joya cinematográfica, cuando en realidad no es más que una repetición de esquemas complacientes con el público. Y obviamente, con la moraleja de ser mejores personas.

Geo-Tormenta_Poster_Latino_JPosters                                                             *Imagen: Internet

Otro ejemplo es el Reggaetón; el cual es criticado por ser un “mal producto musical”, pero cuenta con aliados en los intérpretes de otros géneros musicales, consagrados en el gusto del público, ahora cantando reggaeton y así, es legitimado por las disqueras, mostrando una faceta más inofensiva del género. Y entonces, tenemos al joven que le gusta el reggaetón, que ahora comparte su gusto, con alguien a quien le gusta Enrique Iglesias o Shakira, por dar un ejemplo.  Por supuesto la intención es hacer bailar y hacer billetes. Las compañías tienen que abarcar los más elementos posibles, si lo hacen bien, tendrán un éxito comercial.

No quiere decir con esto, que este tipo de contenidos sean del gusto de todos; como se había mencionado anteriormente, habrá elementos y valores que serán detectados por el público que, serán de su gusto o de su total desagrado.

Es decir, el llamado “movimiento alterado”, goza de popularidad porque representa los valores de un sector específico, además de que es un género norteño. Puede que no seas una persona violenta, pero que sí te guste el género norteño.

Más allá de eso, en el documental “Narco cultura”, se muestra claramente cómo ese movimiento se gestó en Estados unidos, por empresarios no con fines artísticos (Adolfo y Omar Valenzuela), sino con fines de lucro. Gente bien vestida del sector del entretenimiento, con productos vacíos de reflexión, pero sí llenos de relatos violentos y de consumo de drogas, ven en el fenómeno del narcotráfico, su inspiración.

Edgar Quintero, vocalista de la banda “Buknas de Culiacán”, expresa en el documental su deseo de vivir en México, “ya que eso le dará inspiración”. Su Esposa lo desaprueba, a lo que Quintero concluye, que solo por un tiempo.

masas*Imágenes: Internet

En su ensayo “en defensa del nárcocorrido” Juan Carlos Ramírez refiere como el nárcocorrido, ha evolucionado de ser descriptivo de “enfrentamientos y contrabando, para concentrarse en mostrar la vida placentera y las fiestas de los narcotraficantes”. El movimiento alterado, sintetiza describiendo la buena vida de los que gustan de ser violentos.

Hace más de cien años, el carácter relator del corrido Revolucionario, lo hizo popular; ahora el movimiento alterado, más que relatar, exalta comportamientos. Este tiene su mayor audiencia en los Estados Unidos, y es un producto con derivados en el cine, banalizando al narcotráfico y despojando a la música de toda reflexión.

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio. | Etiquetado , , | Deja un comentario

La política partida

Los partidos y su dinámica.

Sin pretender ser una lección de historia, y de manera modesta, haremos un breve recorrido por los intentos de la sociedad, o al menos, de algunos grupos por formar lo que con el tiempo serían conocidos como Partidos políticos. Nos enfocaremos en el periodo que le siguió a la independencia de México, cuando los más interesados por tener el control eran los criollos.

Después de una crisis, se forman grupos, ya sea para defender el antiguo orden o para promover uno nuevo. ; así pues, en la etapa próxima y sobre todo posterior a la independencia, aparecen las Logias masónicas; un grupo que pretendía un régimen monárquico y otro proponía continuar con las ideas independentistas.

Se comienzan a utilizar los términos: liberales y conservadores,  para identificar a dos fracciones opuestas entre sí; los primeros promoviendo la renovación política y más tolerante, mientras que los  segundos, defendían un modelo rígido e intolerante.

Los mencionados en párrafos anteriores, aún no se consideraban  partidos políticos, ya que carecían de reglas y estructura, esta última esencial para la sobrevivencia de un grupo.

Ya durante el Porfiriato, se creaban “Clubs políticos” que proponían candidatos para las elecciones, pero al término de las elecciones  y después de la derrota, estos clubs, desaparecían. Sus objetivos limitados lo llevaban a una decadencia acelerada, Así, el Porfiriato “elimino cualquier movimiento político y por ende, la educación política del pueblo.

En la etapa pre-revolucionaria, surgen clubs que demandan libertades políticas, entre ellos se encontraba el partido liberal mexicano, que por la persecución, tuvo su cede en Estados Unidos y gracias a Partido, fueron posibles huelgas y movimientos armados que desembocarían  en una revolución. Pero este club, tuvo el mismo final que los demás, se desintegró por pugnas internas.

En las elecciones de 1910, surgen varios grupos políticos con varios candidatos. Después de la victoria de Madero, surgen otros, entre ellos algunos de oposición, como es natural ante un cambio.

Para terminar con este recuento breve, después de la constitución de 1917, se crean partidos religiosos, agraristas, caudillistas, etc. Todos estos con una corta vida, pues carecían de elementos esenciales en un grupo: Un fin común,  tareas específicas para los integrantes, no servir a un solo hombre y una estructura. Más adelante conoceremos más los elementos de un grupo.

La política partida 

En la actualidad, encontramos a una sociedad con un mínimo de educación política, (es decir no hay análisis de propuestas, hay una descalificación tajante a todo lo que tenga que ver con partidos y diputados, etc.), un pueblo fraccionado, oscilando entre la decepción el enojo y la indiferencia.

Lo anterior y las crisis económicas, han  generado un ambiente favorable para la existencia y proliferación de los muchos partidos políticos que conocemos; y estos, perpetúan dichas condiciones, para garantizar su existencia. Una de las grandes victorias de el régimen político mexicano, es haber construido a lo largo de los años, una sociedad que tolera la corrupción.

La corrupción se ha convertido en un atajo que en ocasiones nos favorece. Es un recurso y una salida, ante un sistema creado para acorralarnos.

Los partidos políticos, además de estar constituidos por un presidente y sus integrantes, son apoyados por sectores de la población. Estos le rinden fidelidad (momentánea), pues esperan los beneficios del poder, ya sean pobres; de cualquier fracción de la clase media; de la clase Empresarial o Celebridades.

Y en este ejercicio del poder, el régimen político nos ha dado grandes lecciones. Una de ellas, es que no se gobierna para el pueblo, sino para una pequeña fracción. Otra, que su deber es perpetuar la pobreza.

Lo anterior se confirma al escuchar hablar a algún candidato para gobernar; prometen trabajo, educación, seguridad, etc. Cosas que deberían ser una realidad para el pueblo. Pero un pueblo en constante amenaza y necesidad, es lo ideal para el régimen político. Perpetuar la necesidad para poder administrar la pobreza.

Otra lección, es que no tienen consideración por la vida. Se pueden aprobar las leyes más agresivas en contra del pueblo, leyes que lo endeudaran, que lo dejaran en el desamparo.

En la mente maquiavélica del régimen político (partiendo de una perspectiva de un ente que piensa), la ignominia es fugaz, es decir,  desde que se propone una ley que va en detrimento y  precarización de la vida de las personas. Existe ya en ese simple hecho, una ofensa al pueblo.  No obstante al aprobarlas y hacerlas ley, la ignominia se desvanecerá, o en otras palabras, se hará legitima pierde su nombre de ignominia para llamarse ley.

También el régimen político es un proveedor de cultura, en el sentido de que pretende instruir al pueblo en el conocimiento de su país y de un poco de otras culturas. Y entonces tenemos eventos gratuitos es espacios públicos en donde se presentan orquestas, se exponen obras de artistas, que sin embargo, carece del nivel reflexivo que implica el arte o la apreciación de otras culturas.

Todo por supuesto,  con patrocinadores, pues el Gobierno ha dejado de ser el proveedor de servicios para convertirse en un organismo encargado de asegurarse que alguien los proporcione. Desde agua y luz, hasta la cultura.

La dinámica del grupo.

Como en todos los ámbitos, los individuos cuentan con cierta estructura de personalidad, que los hace decantarse por ciertas sensaciones y escenarios. Se desde de cumplir con ciertas características personales, para decidir formar parte de alguna actividad. En la política no es la excepción, y al igual que en todos los grupos sociales (porque un partido es un grupo) hay ciertas características generales.

 Desde una perspectiva de dinámica de grupos, éstos se forman a partir de eventos particulares que empujan a las personas a unirse con un objetivo común.

Wercher, Cuntant-Sasic y Grossman (1991) definen la primera etapa del grupo como la identificación; en esta se establece una identidad que los diferenciará de los demás. Se tendrá una misión que cumplir y se definirá la estructura.

La siguiente etapa será la producción. En esta ésta, el grupo pondrá manos a la obra para lograr sus objetivos. Una tercera etapa, es la Individuación, en donde los miembros empiezan a cuestionarse tanto su desempeño como el reconocimiento que reciben.  Evalúan su permanencia o su salida del grupo.

Finalmente, la decadencia. Los miembros inconformes salen, y puede que cambien de grupo o formar uno nuevo.

Si hay un momento en la vida nacional que esto está de manifiesto, es en las elecciones. Desde la creación de nuevos partidos, hasta salidas de individuos y alianzas.

Cuando un elemento deja un grupo, en éste inicia otra vez el proceso de captación de integrantes. Es importante que el nuevo elemento comulgue con el grupo. Puede que por sus características individuales, influya en los demás y se generen cambios, esto dependiendo de la jerarquía; o puede que el grupo influya en el individuo.

Así pues, en el último caso, cuando el grupo ejerce una influencia en los individuos, podemos hablar de una “mentalidad colectiva” (Gustav Lebon), la cual es la pérdida de la individuación en la que el miembro hace cosas que no haría estando solo.

Es necesario insistir que, en esto influyen las características personales del individuo. Lo anterior puede sonar a contradicción, pero la influencia que el grupo ejerce en la persona, provocará que ésta haga lo que se hace en el grupo pero desde sus características.

Es decir, puede que se trate de una persona  honesta que nunca ha cometido algún ilícito, pero en el grupo sea un elemento que  no denuncia a otros elementos cuando son corruptos o que participe de manera disimulada en actos de corrupción. Un caso de omisión del honesto.

A gran escala, se puede hablar de actos de corrupción millonarios que involucran a varios personajes desde dentro del grupo, como simpatizantes del grupo. Cada uno con un acto que puede parecer simple, pero que al sumarlos, dan como resultado casos de corrupción escandalosos y de afrenta a la nación.

politica

El Político (que vive de la política.)

¿Qué pasa cuando El Político  algún otro servidor público,  no se encuentra físicamente en el grupo, y aun así, se comporta de manera grosera, agresiva, despreciable o corrupta? Podemos decir, que sigue asumiéndose como un elemento del grupo; sabe los alcances de éste y cómo puede hacer la veces de un manto protector.

Se sabe poderoso, sabe que mientras más fiel, más prepotencia se puede llegar a ejercer.

Hablando del grupo social, parece evidente que la clase política tiene una devaluada concepción del pueblo. Ya sean Políticos de Izquierda o de Derecha, el Pueblo es herramienta, medio u obstáculo.

Podemos entender al individuo que ingresa a la política desde dos posturas. La primera es en la que el individuo se mueve de manera horizontal, es decir, ingresar a la política no significa un ascenso en la escala social, porque ya pertenecía a una clase privilegiada,  empresario o figura de los medio por ejemplo; y ahora ingresa a un partido político.

La segunda, se da en un movimiento ascendente del individuo en la escala social, es decir, el individuo ha logrado una mejora significativa en su calidad de vida, pues sabemos que un sueldo en la política supera cualquier sueldo fuera de ella.

En ambos casos, serán sujetos a la demanda del cargo y se pondrán a prueba sus capacidades, preparación y honestidad para desempeñarlo. El mismo nombramiento lo exige, pero sobre todo el pueblo. ¿Qué hace ahora el Individuo Político, ante su poder?

El Pueblo y sus rivales políticos, exigen perfección. Cualquier práctica privada del Político se pondrá bajo vigilancia; estamos hablando desde sus prácticas sexuales, la conducta de sus familiares, hasta la manera de expresarse en privado.

Se le exige, no solo humildad y honestidad, sino  también, una  perfección desde su nacimiento y al mismo tiempo se asume que no las tiene. Lo paradójico del “Político”, se desarrolla de manera paralela. Al mismo tiempo que se le exige, no se cree en él.

Lo anterior debido a un “efecto halo”, en el que se le adjudican una serie de características, solo por ser Político.

Aunque se pueda caer en la frase prefabricada y decir que “todos no los políticos son deshonestos, corruptos y ladrones, pero sí la mayoría”, debemos entenderlo así: Aunque no todos tienen prácticas corruptas o roban,  el Pueblo se siente robado al saber lo sueldos que perciben y ver que no es proporcional al trabajo que se realiza.

Nosotros vendemos nuestra fuerza de trabajo a muy bajo costo debido a la oferta de trabajo, mientras que un Político la vende por un valor exorbitante.

Así pues, son ladrones por lo que ganan, son ladrones al dormirse en sus curules, son ladrones por sus bonos y prestaciones. No importa si no han cometido delitos, son vistos como ladrones, todos ellos.

Haciendo un cálculo aproximado de la clase política en México, podríamos decir que, entre diputados, senadores, gobernadores y alcalde; existen aproximadamente 3,134 Políticos. Sin contar familiares ni  funcionarios públicos.

Si Pensamos, solo en los políticos que han sido descubiertos en actos de corrupción y salido a la luz en los medios de comunicación cada sexenio; podemos hablar de que, si se descubren 300 casos, sería un 10% del total de políticos, si son 30 casos, un 1%.

Es un porcentaje bajo de corruptos, una minoría. Pero esa minoría, afecta a miles de mexicanos y ocasiona tragedias.

El pueblo hecho carne.

Hay sin embargo, una figura dentro de la política, a la que los mismo Políticos atacan al unísono: El Populista. A este lo acusan, primero de mentiroso, después de dictador.

Él es el Pueblo encarnado, es una voz que habla de sus necesidades y sus deseos. Es por eso, que el en la política lo detestan; lo llaman mentiroso en un intento de descalificarlo. El Político promedio, quiere que solo sus mentiras sean las que se escuchen y las que se crean, no las del Populista.

No se debe de perder de vista que, el Populista, sigue siendo un Político y los Políticos mienten, unos primero, otros después. Esta idea, ha sido perpetuada y reforzada por los medios de información, televisión, radio, cine y teatro. Es parte de nuestra ideología.

Salen a la luz temas de corrupción enormes y los culpables no tienen castigo. Este es otro elemento al efecto Halo, se sabe que no hay castigo para el Político y éstos a su vez tienen (citando a Denise Dresser)  la esperanza de la impunidad. Lo anterior representa un triunfo del régimen político,  ese halo es su protector.

El individuo fuera de la política (pero dentro de lo político).

Nosotros El Pueblo, hemos aprendido de la peor manera que no se debe de confiar en un Político o Servidor público; hemos sido defraudados, humillados, oprimidos y burlados por ellos… Pero, ¿esto es real? Es decir,  son solo unos cuantos los ladrones despreciables han hecho mucho daño a millones de mexicanos.

Estos son, los “Políticos Celebridad”, que se vuelven moda cada cierto tiempo, y no es casualidad que sean lo más poderosos.

Mienten, primero para ganar la simpatía y el voto, después mienten para sostener la primera mentira. La verdad  no es popular, no da votos.

Tenemos una desconfianza automática hacia los Políticos y por esto se genera un problema; No reconocemos la legitimidad ni el derecho que estos tienen de mandar. Ellos son el Estado y se encuentran en una posición social vertical, en la que nuestra relación con ellos es así, vertical.

Si no se es seguidor o afiliado a algún partido político,  nos  convertimos de manera inmediata en la oposición. Desde adentro o desde afuera seremos considerados oposición.

Cuando hay un “dialogo” de un Político con la sociedad se da, primero en un escenario artificial en donde se tiene que escuchar y creer lo que se dice. En estos escenarios, el Pueblo ve a un mentiroso y éste ve a unos ignorantes (en cuestiones de política).

Es una descalificación mutua, en donde el resultado es un Lugar en donde nadie existe y nada se escucha. Se anula el espacio y sus integrantes.

Como se mencionó en párrafos anteriores, no se reconoce ni su legitimidad, ni su derecho de mandar. Puede ser el resultado de la falta de educación política de ambos, desde el inicio de la historia moderna de México y de esta imagen creada de manera involuntaria por los mismo Políticos, de corrupto, mentirosos y traidores.  Esto se comprueba en las elecciones y la guerra sucia en donde lo único que termina ensuciado es El Pueblo.

Por el contrario, el sector de la población que confía en el político, estos Creyentes, forma parte de una masa con esperanza. Están convencidos de que tienen a un salvador, de que siguen a un hombre honesto que los representa y que cumplirá con todo lo prometido en campaña… y si no lo hace, será por culpa de la oposición.

A los creyentes se les culpará de ser unos idiotas que dieron su voto a un inepto; pero tendrán de su lado la victoria, ellos votaron por el que ganó, no por otro.

Se dirá que son acarreados o comprados con una despensa. Son los pendejos. Pero el responsable es el político y su régimen político multipartidista, que decide no hacer su trabajo, que deciden mentir, engañar y robar; que es negligente con las necesidades del Pueblo, con las necesidades de los que votaron por él.

Voten por quien voten, no tienen la culpa de que el político sea un traidor.

Revolución suspendida

Una vez que los partidos políticos perfeccionaron, de manera definitiva, sus estrategias, reprodujeron  un sistema de gobierno abiertamente opresor. Así también, se auto gestó un régimen político perpetuador de la desigualdad. La educación política del Político se orientó a la administración de la pobreza, tanto económica, como cultural del Pueblo.

El Político, actúa dentro y fuera de su grupo, como se espera que actúe, con base en la paradoja de que, se le exige perfección porque se sabe que no la tiene, y así, se confirma la creencia del Pueblo.

Finalmente, la pregunta: ¿Votar o no votar? Cuando el predicamento es “votar por el menos peor”, no se debe de votar. Se debe de votar por el Candidato que nos convenza, que nos represente.

Si voto solo porque un sujeto en un video, me dice que le hago mal a la democracia si no voto, sería rendirme, claudicar; sería dejar de defender mi pensamiento. Sería participar en una estafa. El voto es un lugar en donde confirmas tus ideales… y ese lugar, no debe ser profanado.

 

 

  1. Ramirez, F. De Andrea (1998) Liber Ad Honorem. Cap. El origen y la evolución de los partidos políticos en México desde el periodo de la independencia hasta 1928: La ciclicidad de la Historia política nacional. Universidad Nacional Autónoma de México. México

https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv/detalle-libro/116-liber-ad-honorem-sergio-garcia-ramirez-t-i

 

Publicado en Análisis psicosocial acerca de lo obvio. | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“De violencia cultural, la derecha conservadora y los múltiples géneros”

En su trabajo  “La violencia cultural”, Johan Galtung, la define como “algún aspecto de la cultura, susceptible a ser utilizado para legitimar la violencia, directa o estructural”; la directa como acontecimiento, la estructural como proceso y la cultural como  una constante. (Galtung 1989). Con lo anterior, podremos identificar específicamente, una violencia cultural disimulada, que está ahí, pero que a veces, no lo parece: La discriminación, como acontecimiento, como proceso y como constante.

Todos hemos padecido la discriminación en algún momento especifico, en algún lugar específico; sin embargo es la discriminación en su estado inocuo, ya que por definición, el concepto refiere a esta diferenciación que existe, ya sea por características físicas, culturales, o de cualquier otro tipo, que confirman, precisamente, una diferencia.

Por ejemplo: Puede que no se nos permita entrar a algún bar por nuestro aspecto; podemos tener un trato despectivo en un restaurante, por nuestros modales; incluso,  la exclusión en alguna conversación, por no pertenecer a algún gremio o estirpe académica. De manera sensata, podemos entenderlo, porque es solo un acontecimiento, no es una constante, y si se es un Hombre-heterosexual-blanco-católico-de clase media/alta, la probabilidad de ser discriminado, disminuye.

Por otro lado, existen sectores de la sociedad que padecen una discriminación nociva, a quienes pretenden negarles derechos, por considerarlos inferiores, desviados, enfermos… locos.

Esta discriminación, según Norberto Bobbio (1994), se basa en 3 etapas:

  • La Comprobación de una diferencia. Ya sea Física o cultural.
  • Evaluación positiva. La característica que yo poseo, es positiva, si alguien carece de ella, lo considero negativo.
  • Juicio de superioridad. Si no tiene alguna característica, es legítimo dominar, someter, utilizar, etc.  al otro.

Al cumplirse estas 3 etapas, surge un “Sujeto Social”, culpable de todos los males que aquejan a la sociedad.

Lo siguiente, es la articulación de un discurso y el uso de este, en medios de comunicación, en marchas y otros medios de difusión. Estos discursos discriminatorios, son parte de una violencia cultural, latente y disimulada, que se hace visible en momentos en que estos, sujetos sociales, estas minorías discriminadas, exigen derechos.

 

Líbranos de todo bien.

Cuando los grupos Conservadores, se macro organizan, se hacen más visibles y audibles, y entonces,  lo que hacen en la intimidad  de sus hogares, lo replican en espacios públicos, para defenderse del mencionado Sujeto social, que en este caso es El homosexual, que amenaza su existencia.

Este sujeto social, es al mismo tiempo, un individuo anónimo. No tiene rostro y no reconocen en él, un valor de una persona; se valoriza solo en función de conductas, es decir, estas conductas lo definen, no se tiene a consideración,  sus motivaciones,  historia personal;  y todo el sinfín de características individuales.

Así pues, una persona homosexual no es valiosa para el conservador, no lo conoce, no sabe nada de el ni de su vida y no le interesa, con las suposiciones basta para vestirlo con un velo de pecado y depravación.

Por ejemplo, y para aclarar lo anterior, cuando se sabe de un Sacerdote que incurrió en actos de pederastia, éste goza de cierta protección, pues es una figura importante para las personas y con valor para la iglesia.  No se le condena a primera instancia, sino que se le defiende; lo mismo ocurre con los actos  de corrupción de la clase política y la protección que le brindan sus similares. Este contacto entre las personas, confiere cierto valor de “ser humano”, aunque para los externos les resulte incomprensible.

Dicho lo anterior, el caso específico que vamos a abordar y será el tema a desarrollar, es el de los grupos conservadores y su conflicto con la diversidad sexual. No obstante, es imperante aclarar que lo que se mencione aquí, no excluye a otros temas y grupos  sociales en conflicto.

Los grupos conservadores o de derecha, han desarrollado y perfeccionado un discurso excluyente, en el que la comunidad LGBTTTI,  grupos feministas y grupos pro-aborto, están equivocados, es decir, no creen en la experiencia psíquica del género, están en contra de la unión entre dos personas del mismo sexo, en contra del aborto; y todo lo demás que sabemos.

En el ámbito del discurso, y en su digamos, rango o alcance,  las personas externas son aceptadas solo si éstas aceptan el discurso; es decir, los conservadores aceptarán al homosexual, solo si este acepta que está equivocado, que amar a alguien del mismo sexo está mal y esto significaría la anulación total del sujeto en su misma realidad, pero existiendo como un ser anulado en la realidad del otro, un ser anulado, errado, equivocado y que ahora es aceptado como alguien que se regeneró.

Esto no solo ocurre con la derecha conservadora. En cualquier situación, en la que se quiere convencer a otro, es un intento de vencerlo, de anularlo, que ingrese a la realidad del otro, como un extranjero. En ocasiones también se da una simulación de entendimiento, en donde se replican expresiones como: “te entiendo, pero no estoy  de acuerdo”. Esto es algo normal, pero al mismo tiempo, los grupos se organizan y salen a marchar en contra de los derechos de un grupo social, dejando en claro que no entienden y no les interesa entender.

Cabe hacer mención, que el objetivo de este texto, no es el de predicar el amor al otro, ni la paz entre los hombres, sino extraer las expresiones de violencia que, bajo lemas y estandartes, parece no serlo.

 01-cn-1-960x500

¿Valores? Sí, pero conceptuales.

Uno de los puntos cruciales en los conflictos del discurso, son los conceptos La llamada “pérdida de valores”, esto, se puede entender como la modificación del concepto; es el mismo valor, pero con un rango más amplio o por decirlo de otra manera, más holístico. Por ejemplo, la discusión de si el término “Familia” se refiere a un hombre, una mujer e hijos o a dos personas e hijos.  Denotan una lucha por la modificación del concepto y por ende, del “valor” Familia.

Cuando se habla de Valores, podemos también hablar de Libertades; por ejemplo y continuando con el ejemplo de los conservadores, podemos amar, pero no a alguien del mismo sexo; podemos tener una familia, pero con hombre y mujer; se puede tener relaciones sexuales, pero solo con tu pareja y después de haberte casado; puedes educar a sus hijos, pero no educación sexual. Podemos resaltar que, todos los ejemplos son del ámbito sexual; esto es porque es el tema que moviliza y organiza a la derecha conservadora, en su nostalgia y deseo de las cosas sencillas.

Viven y habitan dentro de conceptos en donde nadie es bienvenido si  desea expandir el concepto. Lo cubren con un aura protectora, ellos son dueños y guardianes del concepto, se amurallan en él, pues fuera del concepto, habitan monstruos. Defienden el Concepto y para defenderlo, se dirigen a donde el concepto está en peligro y se posicionan frente al otro y así, la batalla continua, va mutando y se divide, se olvida y se vuelve a recordar.

Los grupos conservadores de derecha, que son muy apegados a la Iglesia, han elegido como batalla predilecta a la Sexualidad.  No es la guerra, no es la tauromaquia, no son las desapariciones en el país; porque, precisamente,  lo relativo a la sexualidad y específicamente a las prácticas sexuales, son lo que les da identidad.

Se elige un enemigo a modo, alguien que se encuentre directamente del lado opuesto. Porque los enemigos, confirman quienes somos, lo que defendemos y lo que creemos. El enemigo tiene los argumentos precisos, el aspecto preciso y las practicas precisas. La apertura sexual de los otros diametralmete opuesta a la de los grupos conservadores, A estos, el goce les es restringido, esto lo hace los enemigos, perfectos.

 

La pulsión

Con el avance de las sociedades, se van conquistando logros para las minorías oprimidas, logros aparentemente irrevocables, leyes inclusivas. Se logra una universalidad, en la que siendo diferentes, se tienen los mismos derechos, privilegios y obligaciones.

Por eso, pedir un retroceso en temas como el aborto, la unión de  personas del mismo sexo, es prácticamente, pedir imposibles;  y es precisamente, este deseo  imposible de cumplir, el motor que mueve a las marchas y genera cohesión. Sería una catástrofe que esos deseos se cumplieran, una catástrofe para todos. Para ellos y para los otros.

Cuando la libertad de gozar, (que tiene el otro) es una libertad que no tienen los conservadores, (incluso cuando esto es por voluntad propia), le exigen al otro no gozar, ahí, donde biológicamente se goza.

El goce de la sexualidad en los grupos conservadores, se movió a otro lugar, dejando un vacío que en ocasiones se llena con culpa. Y se genera un discurso que es el de un cuerpo controlado. Por un goce solo para procrear; por un goce especifico de una sola zona erógena; por un goce obligatorio del embarazo; por un goce de la carne, sin barreras de látex. Discurso que devela lo incompleto.

Los conservadores, habitan un más allá, que clama algo real y poder estar cerca de él. Así pues, donde existan feministas, aborto, diversidad sexual; se arrojaran sobre de ello, para exigir lo imposible: Que desaparezca. Necesitan a los malos, para saberse buenos.

 

Las universalidades entre los géneros

Tanto la derecha conservadora, como la diversidad sexual, son figuras importantes de la cultura. Los conservadores gozaban del monopolio de la conducta y poco a poco la diversidad avanzó, hasta el punto de quitarle ese poder hegemónico.

Los mensajes en televisión, radio, internet y  marchas, son un ejemplo de que los grupos sociales, al ver amenazada su forma de vida, harán lo necesario para conservarla y perpetuarla, se trate de conservadores o de la comunidad LGBTTTI.

Con la división de la comunidad homosexual y otras expresiones de la sexualidad y sus problemáticas y características específicas, provocaron nuevamente, la necesidad de encontrar “universalidades”, elementos en común, tanto con  conservadores y población neutral.

W5M77DUJZNBDDHWWSIREC7ZXCM

La ley es la que tiene esta responsabilidad, dar los mismos derechos y obligaciones a todos, pues la igualdad reside en las leyes (y a decir de Slavoj Zizek, en el capital económico). Pero, esta intención de ridiculizar al otro, genera discursos absurdos, que increíblemente, se convierten en discursos dominantes.

Una fracción de la derecha conservadora, ve estos los movimientos, sean feministas; pro-aborto; o de la diversidad sexual, como un instrumento de los Gobiernos populistas, para obtener y/o conservar el poder. Suena a algo posible, incluso los sectores empresariales pueden llegar a capitalizar dichos movimientos. Pero de manera paralela, estos movimientos se hacen más visibles, se traspasan las fronteras de lo local, salen a la luz las problemáticas específicas de las minorías oprimidas.

Tengamos en cuenta, que las Corporaciones, empresas y marcas, se apropian de la cultura; háblese del Narcotráfico (con telenovelas, series y música), de la diversidad sexual, (programas de televisión, música), incluso de los espacios públicos (plazas comerciales, áreas verdes). Cuando las corporaciones se apropian de algo procedente de la cultura, de cierta manera lo legitima al mismo tiempo que lo capitalizan y viceversa.

La derecha conservadora refiere a la manipulación de las masas o de ciertos sectores, en un intento por desacreditar los movimientos de los sectores oprimidos

Finalmente, refieren que la ideología de género, es una estrategia más para la dominación.  Este temor de la derecha, de la expansión del término género, es por la pérdida de la hegemonía  heterosexual y han adoptado ellos el termino Heterofóbia, para explicar la existencia de las diversas expresiones de la sexualidad.

Si el género es en palabras simples, maneras de relacionarse, y experiencias socioculturales; la homosexualidad y los diversas expresiones de la sexualidad, (se propone) son otros géneros, con sus características y sus experiencias socioculturales específicas.

Y las disputas no tendrán fin.

Cuando Francis Fukuyama, habla del fin de la historia, lo hacía en referencia al fin de las ideologías (capitalismo y comunismo); después de la caída del muro de Berlín, todo lo que viene es consecuencia del Capitalismo; hoy con la llamada ideología de género, la cual tengo mis dudas acerca de si sea o no producto del capitalismo (pero que éste, finalmente participa para generar ganancias), se están generando nuevas luchas, cambios sociales, nuevos conceptos y la expansión de los conceptos ya existentes, e incluso, el desuso de otros.

Las sociedades deben desarrollarse,  para poder brindar igualdad entre Los géneros, es decir, garantizar las universalidades, sin importar la fracción de clase o la expresión de la sexualidad; porque somos diferentes, necesitamos universalidades, Personas sexuales o personas más allá de un sexo

Referencias:

Galtung, J. (1989) Violencia cultural. Centro de Investigación para la Paz. Oslo, Noruega.

Salazar. L. (2008) Democracia y discriminación. Cuadernos de la igualdad no.5. CONPADRED.

Imagen tomada de: Animal Político: La historia detrás de la bandera Gay.

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio., Análisis psicosocial acerca de lo obvio. | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La problemática de los falsos problemas.

Entendiendo a los problemas, como situaciones que nos provocan cierto malestar, ya sea físico o psíquico; que amenazan la continuidad de nuestra existencia como la conocemos y que requieren una solución. Podemos identificar que en épocas de riesgos como estos y de cambios, los problemas aparecen, más de uno a la vez. También hoy, surgen problemas éticos, con respecto a muchos paradigmas que están cambiando. 

¿Cuántos de estos problemas son reales? Es decir, ¿Cuántos ponen en riesgo nuestra existencia? ¿Cuáles necesitan de nuestra capacidad, para solucionarse? Estas son preguntas esenciales de los problemas.

Dicho lo anterior, vamos a dirigir nuestra atención a los problemas que no se solucionan respondiendo los cuestionamientos anteriores; los llamados falsos problemas. Podemos definirlos, como situaciones inocuas que se complejizan, no por su influencia en nuestra vida, sino en nuestra relación con los otros. Por ejemplo; un fenómeno viral de Internet no me afecta directamente, pero, sí tiene una repercusión en mis conversaciones con los demás, y por ende, en mi manera de relacionarme. Mediado por el discurso.

Si pensamos, como generalmente ocurre, que este enfrentamiento de discursos propicia un debate de opiniones opuestas, tendremos un rival. Aquel que antes era solo un individuo más, ahora se convierte en el enemigo identificado, ese que no piensa como yo.

Este conflicto provocado de manera artificial, por supuesto que es un problema a resolver, pero su falsedad, reside en que, si eliminas el elemento artificial, el problema desaparece. Esto podría definirse como un falso problema.

Ahora bien, ¿Qué ocasiona estos falsos problemas? Podemos decir que, el deporte, el cine, la lectura; los fenómenos virales, la vida íntima de los famosos; por nombrar algunos. Todo esto, es su fase más banal e irreflexiva.

Pero debemos tener en cuenta que, cuando todo esto tiene una repercusión directa en la vida de las personas o un grupo social, estamos hablando de problemas reales. Por ejemplo, cuando en una competencia deportiva, aparecen brotes de violencia, esto afecta a las personas que están presentes, a todos, e incluso de manera indirecta a familiares que no están ahí.

Un falso problema es entonces, una situación que no interfiere con mi vida personal, que no tiene una relevancia, que su ausencia no determina mi existencia y que sin embargo, me interesa y además, defiendo, repruebo o la disfruto y me confronto con los demás, por ella.

Eventos reales.

Cuando un evento ocasiona pérdidas humanas, pérdidas económicas, o la pérdida de la integridad física, son problemas que nos afectan directa e indirectamente. Los hechos violentos, indignantes o catastróficos; al ocurrir dentro de nuestro espectro de realidad, nos obligan a dar solución o a prevenir afectaciones en los diversos ámbitos de nuestra existencia. Crisis económica, crisis humanitarias, crisis políticas, familiares o existenciales; nos obligan a tomar acciones.

¿Qué hago yo frente al problema? ¿Quién soy yo frente al problema? Si el problema es falso es decir, lejano y ajeno a mí; se construye un discurso para “darle solución” y no es un secreto, que dicho discurso, obedece al sentido común y la experiencia subjetiva.

Por un lado, ante un problema real, nos es imperante tomar acción, generar una estrategia para resolverlo lo más pronto posible. Por supuesto, es complicado de realizar, pues requiere de acciones reales que repercutirán en nosotros y en los demás, por eso, es más sencillo “solucionar” los falsos problemas.

Existen eventos que, aunque no están en contacto directo con nosotros, si nos representan una amenaza; una guerra por ejemplo, o una nueva ley, una crisis mundial económica y humanitaria. Y aunque no podemos solucionarla, hay quienes toman medidas precautorias de manera individual, o hay otros que se manifiestan en las calles.

La capacidad de resolver un problema, funciona con base en nuestras herramientas mentales, la capacidad de nuestro pensamiento en la resolución de problemas es definitiva.

No vamos a hacer una lista de los problemas que existen, sería imposible e inútil, pues cada problema (real), cuenta con una particularidad específica para cada individuo; un padre de familia que no tiene dinero para el día siguiente, una mujer violentada por su pareja, un adolescente que terminó con su noviazgo; la discriminación por la preferencia sexual; leyes que provocan una vida precaria para los trabajadores. Todos estos ejemplos, siempre comparten un elemento esencial: Es precisamente, el medio el que propicia.

Existen problemas falsos, que pueden aparentar ser verdaderos. Por ejemplo, una infidelidad que se descubre en una red social no es el problema, el problema es la situación de pareja que propicio una infidelidad; ni siquiera la socorrida invasión a la privacidad es el problema aquí.

Otro ejemplo que se menciona comúnmente, es que, “nadie abre los ojos” ante los problemas nacionales. La legión de personas que replicando esta frase, explican los problemas de una nación, son, o muy jóvenes o muy ingenuos.

“Abrir los ojos”, “cajas chinas” o “cortinas de humo”, son otras expresiones vacías, que la legión de iluminados que tienen los ojos abiertos, utilizan para explicarse por qué los demás no se dan cuenta de cosas que ellos sí, por qué los demás se distraen con fenómenos virales o televisión o futbol. Lo que no ven los iluminados, es que, aquel que se distrae con lo antes mencionado, se va a distraer con cualquier cosa, siempre.

Y debemos entender que, efectivamente existen personas a las que no les interesa, no les molesta o no los indigna la injusticia y esto los posiciona en un, digamos, lugar. Ellos pertenecen ahí, en donde confirmar su asistencia a una invitación hecha en redes sociales, para una fiesta de XV años, o es importante o es absurdo, tan absurdo que los iluminados exigen que se deje de hablar del tema.

Los iluminados, desde su campo del saber, critican a otros campos de saber, porque no saben lo que ellos saben, no buscan formar y consolidar un frente común, buscan posicionarse arriba; el problema además, es que hay una falta de respeto a Ignorar. Aquel se atreve a demostrar ignorancia sobre algún tema, es objeto de burla para los iluminados, pues esperan que en esta era del conocimiento, todos sepan de todo.

Ciertamente, la población se da cuenta de la problemática nacional, pero se requiere más que solo abrir los ojos. El problema real, que subyace en esta frase, son las condiciones de injusticia, impunidad e ignominia con las que se desempeña la clase gobernante y que, paradójicamente, todos estos males, se convierten en algo legal, por la creación y aprobación de leyes que precisamente, legitiman la ignominia y entonces, esta inmediatamente desaparece.

Entonces, se nos arrebata, se nos despoja de nuestra ira legítima y la convierten en demandas absurdas, y así, reclamar una mejor pensión, o reclamar el despojo de tierras o exigir que busquen estudiantes desaparecidos y los entreguen con vida; de pronto se convierte en algo imposible.

Problemas virtuales que son reales.

Los fenómenos virales, suceden para la obtención de goce y ahorro psíquico. Hay un placer en compartir algún contenido que no exige mucho al aparato psíquico. Un fenómeno viral obedece a un principio de placer, es por esto que un fenómeno viral, es viral.

¿Por qué son del interés de todos? Precisamente porque lo viral, es la cúspide de la cultura popular ya que es fácil y no exige mucho a individuo.

El fenómeno viral nos une, crea un espacio social, nos coloca en un lugar tanto imaginario, como en uno real. No nos hace ni más ni menos inteligentes de lo que ya se es. Se generan discursos; se participa porque, o se está de acuerdo o en desacuerdo, en contra o a favor.

Cuando el fenómeno ya se ha convertido en algo de dominio público, el siguiente paso, es en donde se eleva y posiciona en otro nivel. Y este es, cuando el fenómeno toma relevancia porque intervienen las marcas.

Los fenómenos se crean con base en el discurso que lo acompaña; pero cuando las marcas intervienen y se adueñan del discurso e invierten en ese discurso, el fenómeno se legitima, es decir se convierte en una marca en sí mismo y así finalmente es conocido por el que no lo conocía.

La pregunta que surge es la siguiente, ¿Qué lugar tienen los fenómenos virales? Primero, el fenómeno viral, está cargado de valores morales, se aborda desde la moral; se exige a sus actores, altos valores morales, pero la recurrente falta de estos, nos posiciona en un lugar moralmente más elevado. Segundo, nos confirma que tenemos la razón, porque, por supuesto, los demás siempre estarán equivocados.

Lo viral, es un lugar en donde la moral es la base y se genera una discusión, tanto hablada (realidad), como en silencio (virtual). Y que nos pone a prueba, pues genera estos espacios inéditos de discusión, en donde un infractor de las leyes de tránsito, el color de un vestido, un nombre propio en una lata de refresco o los XV años de una joven, extraen de nosotros un sentido de comunión y desafío. Y nos mueve a defendernos, y sobre todo, cada uno de estos problemas, tiene su símil en el mundo real.

Los discursos que nos unen.

En una red social, que parece ser el habitáculo de los falsos problemas por excelencia, todo es posible, ahí se encuentra desde lo más educativo, hasta lo más absurdo, y siempre habrá argumentos que lo soporten (caso real, que el sol gira alrededor de los planetas) lo apoyen, lo justifiquen y lo glorifiquen.

En el caso de los contenido que podríamos llamar educativos (cursos, talleres, noticias, libros), siempre serán refutados por pensamientos inmediatos y sentido común. En el caso de contenido de mero entretenimiento, se denigrará y ofenderá, a quien se atreva a compartirlo.

Una de las características del discurso que se adopta, es que obedece a estructuras subjetivas del individuo, reforzadas por el sentido común y por algún rumor de Internet. Y se rechazará todo lo que no confirme nuestras creencias, e incluso si las llega a confirmar, deben de ser dichas con las palabras específicas que el sujeto tiene en mente.

Otra característica, del discurso que se adopta frente a los falsos problemas, es tal vez uno generado desde la moral; se pone atención a lo que es bueno o malo; lo que debería ser y lo que se espera. Es decir, cuando algo ocurre y que no tiene una influencia directa en nuestra existencia, un fenómeno viral, lo que un famoso de la televisión hizo, una lata de refresco con un nombre propio; incluso lo que creo que alguien piensa de mí; se acude a un juicio de valor, o se apela a la poca inteligencia del otro.

Se acude a la moral (“la de las buenas costumbres”) sean jóvenes o adultos, Es decir, se esperaría que un joven fuera menos conservador, sin embargo, son estos los que manejan un discurso ultra conservador en temas relacionados con el machismo, el feminismo o la infidelidad.

Finalmente el sobre-análisis, que siempre busca colocarse en una postura intermedia en la que, generalmente busca justificar los aspectos negativos. Algo que caracteriza al sobre-análisis, es precisamente la falta de información, no se tienen claros los límites del tema.

Aun así, es necesario recordar que el discurso, no se entiende fuera del contexto, es decir; por más descabellado que parezca todo lo que se dice en redes sociales, son el reflejo de un mal entendimiento de lo que se aborda, un cinismo al momento de defender su derecho a la opinión y de un manejo deficiente de las emociones al momento de enfrentarnos con cierta información.

Por el contrario un problema real es complicado, las cosas escapan de nuestro interior. Todo funciona en el plano real, no desaparecerá al apagar el Wifi. Requerirá el juicio correcto y las palabras correctas y las acciones correctas y los comportamientos correctos.

Los falsos problemas, se buscan.

¿Quién busca los falsos problemas? Podemos decir, que generalmente, aquellos que creen que saben las repuestas, aquellos que no confían en lo que ven, pues creen que hay algo más importante de lo que nos dicen. No saben delimitar, su pensamiento, se hincha para encontrar nuevas aristas a lo que sea. Se apoyan en discursos ajenos a lo que hay.

Cuando se enfrentan a un discurso, buscan dispersarlo con argumentos absurdos, y que en algún lugar de su pensamiento son válidos. Y no porque sean ignorantes, sino porque en la red social es el lugar en donde todo esto es posible.

El discurso dominante es el de la moral. Todo habita, o mejor dicho, se le coloca en el campo de lo bueno y lo malo. Es tan sencillo como eso, los falsos problemas son sencillos.

O algo lo consideramos malo o lo consideramos bueno, y encontramos la “solución” con un simple juicio de valor. Creemos haber ganado, cuando en realidad, no hay victorias en los falsos problemas. Estos se encapsulan y se trasladan al reino del yo, en donde siempre, casi siempre, triunfamos.

 

Todo tiene su destino en el Yo.

Adoptar un falso problema, permitiendo que tenga una repercusión en nuestra vida personal, es una característica más, de la actual cultura del Yo, pues se crea un momento en el cual se acepta que, todo tiene que ver conmigo. Ahora, el Yo siempre es en referencia a los demás (los otros, son el referente del Yo). Siempre necesita a los demás, en ello reside el éxito de las redes sociales; de las actuales y de las que vendrán.

Las redes sociales, como proveedoras de realidad en exceso y como un escenario del Yo, nos obliga a creer que todo debe de ser evaluado y que se debe de tener una opinión y sobre todo emitirla; y mientras más rápido mejor. Pues, ¿qué mejor manera de ser visto, que opinando? El Yo, necesita ser visto.

Entonces, al adoptar un falso problema, la solución que se tiene es verbal, es decir, se opina y se emite un juicio y el caso está cerrado. Todo lo demás no existe, es más, lo que digan los otros, me confirma que tengo la razón. Y al mismo tiempo, el otro cree tener la razón y un Tercero también.

En la intimidad, todos ganan frente a los falsos problemas. Que en realidad suelen ser tan sencillos, que ni siquiera requieren una solución o al menos una real, precisamente porque son falsos.

Pero debemos de ser cuidadosos, pues estos problemas falsos, son signo y síntoma de un problema real, de un conflicto sin solución, de una estructura invisible que los produce. Parafraseando a Umberto Eco, son problemas mal planteados.

Es necesario pensar en por qué reaccionamos como lo hacemos ante un problema y para qué se dice lo que se dice; así, seremos capaces de evaluar nuestros actos del habla y también, entenderíamos que no estamos obligados a opinar acerca de todo.

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio., Análisis psicosocial acerca de lo obvio. | Etiquetado , , , | Deja un comentario

No te voy a explicar nada

Después de pasar todo el mes de enero pensando en el nuevo tema para escribir y después de varios intentos fallidos, borradores aburridos y temas que no iban a ningún lado; casi el equivalente a ver a un perro perseguir su cola, me descubrí pensando en los actuales eventos internacionales, los cuales son graves y preocupantes.

Me pregunté, ¿para qué escribir acerca de eso, siendo que existen expertos, en economía, en política, sociología; que lo han explicado de manera inmejorable?

Finalmente, y una vez que aborte la idea, me vi frente a la posibilidad de escribir acerca de lo que sea, y en ese momento me sentí libre. (Después de 30 días de ser rehén de esta sensación de estar obligado a opinar acerca de todo).

Tengo aquí, la libertad de comenzar hablando de esto que estoy escribiendo ahora, y que tú estás leyendo ahora. Así pues, este escrito (como todos los demás, pero que no son este) captura dos dimensiones: La tuya y la mía.  Lo que yo decidí escribir y lo que tú decidiste leer.

Aquí, cada uno, nos enfrentamos a un predicamento: Yo, el de ser claro y tú, el de estar atento o atenta. Tenemos una responsabilidad el uno con el otro.

Planeo no defraudarte, ya que tú no me has defraudado, pues estas aquí; y como nadie impide sobre qué escribir y sobre qué leer, tu y yo, somos libres. Ni siquiera tu jefe, ni el sistema capitalista opresor, ni el neoliberalismo, es más, ni siquiera dios nos pueden impedir nada en este lugar; ni en mi hoja de papel, ni en tu pantalla.

Aun así, tengo un aviso: una vez que esto termine regresarémos al inicio, a nuestras obligaciones. Yo al terminar de escribir esto en mi cuaderno, lo escribiré después, en mi computadora (ahora te das cuenta que estabas leyendo de mi cuaderno, pero ya no.) Y, como siempre escribo de noche en la sala de mi casa, cenaré viendo una película. (Cuando terminaste de leer esta última parte, yo ya estaba durmiendo).

Tú, por tu parte, al terminar, continuarás lo que interrumpiste y si no lo interrumpiste, te enfocarás en ello. Por supuesto no sé nada de ti, pero sé que en esta época de estímulos, siempre se interrumpe algo, Porque el Zapping es lo único permanente.

Allá ellos, aquí nosotros.

Generalmente lo que escribo lo dirijo a todos. Es decir hablo de nosotros, de ustedes; ya que, cuando se escribe (o se habla), se hace desde una posición en referencia a los demás. Siempre que escribo me posiciono entre todos y les hablo a todos. Pero hoy quise alejarme de la multitud y dirigirme a una sola persona.

¿A donde voy con esto? Hay que aceptar que en las multitudes se pierde el mensaje, y sobre todo,  ante el carácter personal de este texto, considero necesario dirigirlo solo a ti.

Dicho lo anterior, te puedo confesar que la actual situación internacional y local, me inquietan y en ocasiones, si lo pienso mucho, me asusta.  No se dice muy a menudo esto, pareciera que está prohibido decir que se tiene miedo. Si eso no te pasa a ti, te pido no me juzgues y tampoco se lo cuentes a nadie.

Leer brinda un poco de tranquilidad. Entender un fenómeno,  ayuda a encontrar su explicación, aun cuando esa explicación sea terrible y amenazante

No importa que no sepas de todo, (economía, historia, política, etc.), lo importante es que lo que sepas, lo sepas bien. A mí, me llena de ansiedad leer opiniones en las redes sociales, precisamente porque hay quienes no conocen sus límites y creen que con un video explicativo de cinco minutos, conocen el contexto histórico y sus implicaciones y opinan las cosas más idiotas  que te puedas imaginar. Parafraseando a Umberto Eco, “las redes sociales le dan voz a una legión de idiotas que antes solo opinaban en un bar, después de haber bebido. Ahí sus opiniones no representaban un riesgo para la sociedad”.

16708283_1006947059450321_3735234122094135264_n

No soy el mejor, pero es lo que mejor hago.

Es importante crear, es importante darle a la gente algo nuevo,  algo honesto. Aquí por ejemplo, tienes la oportunidad de leer a alguien que intentó escribir acerca de los temas de interés y falló miserablemente. Porque se me dificulta escribir acerca de lo manifiesto, de lo que se puede apreciar a simple vista.  Lo que hago mejor, es escribir sobre lo latente, lo que se oculta tras la imagen, lo que subyace en el discurso.

Pero como hoy no fue el caso, lo segundo que mejor hago, es escribir acerca de escribir. No soy el mejor, pero es lo que mejor hago. Al escribir de lo latente, y sin apresurarme a interpretar, le das una universalidad al escrito y al evitar nombrar a los personajes involucrados, le eliminas la caducidad.

Hoy puedes leer cientos de artículos que emiten una opinión de lo inmediato, no existe un ejercicio de reflexión y que en un mes, solo se convertirán en anécdota. Los textos que se convertirán en referencia obligada y en antecedente, serán los escritos con seriedad. Debes de ser cuidadoso con lo que lees, que tenga un soporte con la realidad. *

En estas palabras no tienes porqué preocuparte, no hay ningún interés en mentir; ni es la intensión dejar una enseñanza, ni decirte una verdad universal que transformará tu vida. Lo que sí me gustaría hacer, es decirte que las cosas están bien, pero creo que no lo están. Pero estoy seguro de que van a estar bien, en épocas así siempre me digo a mí mismo y en secreto: Pase lo que pase, todo va a estar bien.

Para esto, los recursos mentales y económicos con lo que cuentas, serán definitorios en tu tránsito por estas épocas de riesgo. Entender la situación, nos da coordenadas de hacia dónde ir y cómo llegar.

Toma un momento para pensar en tu discurso y no adoptes cualquiera; en una sociedad que está dividida en clases y en fracciones de clase, reconoce tu posición, en dónde estás y con quien estas. A donde perteneces y qué hay para decir, cuál es el discurso imperante y cuál lenguaje está disponible.

Esto por supuesto, aplica para las redes sociales. Perteneces a los que confirmaron su asistencia a la fiesta de XV años de Ruby, o a los que critican al presidente, o a los que exigen a los mexicanos que “abran los ojos”; o a los que viajan; a los que se toman selfies en el gym; a los que toman café; a los que leen libros; a los que adoptan perros; a los que viajan en bicicleta; a los que se autodenominan Godínez; a los que se sienten obligados a opinar de todo, y una larga lista continúa.

Pertenecemos a un lugar, tanto en la realidad, como en la realidad virtual. Qué se dice y qué se hace? Piensa si tu discurso es tuyo, si tu deseo es tuyo.; es divertido ser un troll, o un bully, pero los efectos que esto tiene en la realidad, para algunas personas es devastador, insoportable e incluso mortal. Se es afortunado de pertenecer a un lugar en donde esos fenómenos son inexistentes.

Mañana Procrastino

Trascurrieron tres días para que terminara de escribir esta publicación, ya que las obligaciones no se pueden posponer, así que mientras más me oprime el sistema y a rutina, mi manera de responder es escribiendo.

Estoy en la sala de mi casa, con la pijama puesta y convenciéndome de que escribir esto no fue inútil. No quería explicarte nada, espero haberlo conseguido.

Ahora solo me queda escribir el punto final.

Nota:

*Esto no me convenció, por eso lo borré.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Verdades y Realidades. (fragmento)

3  Verdades 3

Existen niveles de verdad. Es una triada que conformada por lo que se experimenta, se piensa y se dice; estos niveles son el lógico, ontológica y moral.

La vedad Lógica, es uno de los criterios que más se utilizan cuando se trata de definir a la realidad/verdad y como ya se ha definido anteriormente, es cuando lo que se dice es congruente con el evento, o es congruente con lo que debería pensarse sobre el evento.

Cuando refiero “lo que debería pensarse”, no lo estoy diciendo en el sentido de imposición, sino en el sentido de la norma común para todos.

Por ejemplo, ante un asesinato se puede decir: se ha cometido un crimen. Y se puede pensar que, efectivamente es un crimen. Pero si aquel crimen ocurrió en un lugar, en el que el finado era un delincuente que amenazaba el bienestar, las personas directamente afectadas, podrán pensar que es justicia y un alivio. Aquí generalmente, se considera un crimen y no porque a un sector le cause alivio, deja de serlo.

Otro ejemplo es, cuando ocurre un accidente, se piensa en el estado de salud de los pasajeros, si hubo heridos, si hay muertos, en los responsables del accidente; incluso se puede decir que es un hecho lamentable. Y todo esto suena congruente con el evento. En el caso de llegar a sentir placer ya sea al verlo o al escucharlo, estamos hablando de algo fuera de la norma; es posible que suceda pero estará fuera de la norma.

La verdad ontológica, es aquella que se adecúa a nosotros mismos; cada evento genera un pensamiento que, sin lugar a dudas, será adecuado a nosotros. Aquí estamos hablando de una cuestión meramente subjetiva, que sin embargo, se debe hacer una aclaración: ésta adecuación ocurre mediante procesos internos. Escuchamos la verdad, y si no nos es familiar, si no la identificamos, si nuestras coordenadas de la realidad no se ven reflejadas; no creerémos en esa verdad. De manera contraria, si coincide con nosotros, la consideraremos verdad; ahora, no es que sea “mi verdad individual”, pues esta verdad es compartida con conocidos y desconocido.

¿Y los que no se adecúan a nuestra verdad?  Los que no se adecuan son un sector que, por obligatoriedad, la pondrán en duda y la descalificarán. Nuevamente, referimos que la verdad debe ser común para todas las personas. (Que cumpla con los criterios de verdad).

La verdad moral. Para este criterio no ahondarémos, por cuestiones prácticas, en el concepto de moral, sin embargo lo entenderemos como esta obligación y responsabilidad de actuar conforme a lo esperado por la sociedad; respetar los modos y las normas.

Ahora bien, la verdad moral es aquella que no miente;  aquella que expresa lo que piensa sin caer en la mentira.

                                                      image   

Exceso de realidad

Digamos que hay un exceso de realidad; cada vez más eventos salen a la luz e ingresan a nuestro campo de atención. Generalmente son situaciones desconocidas o poco conocidas, que, como hemos mencionado, nos incitan a sondear opiniones con los demás.

Ante este exceso de realidad, además de la angustia que esto produce, se genera la necesidad de explicarlo (y rápido). Por eso es que se decide opinar, casi como una obligación, sin embargo, si algo no se conoce, no se podrá decir la verdad acerca de ello.

¿Qué debe hacer el individuo ante este fenómeno opinológico?, ¿tomar distancia o tomar partido? Se debe, primero, evaluar la información que se obtiene y poner en práctica el conocimiento adquirido; sino sobre el tema, sobre el propio pensamiento.

Avaluar lo que se escucha, lo que se lee y lo que se piensa. Tenemos que identificar los elementos. Quien lo dice, como lo dice, para que lo dice y en desde donde lo dice.

Pueden ser involucrados o externos; pueden hablar de manera diplomática o directa y descriptiva, pueden aprobar o reprobar la situación o pueden ser actores de derecha o de izquierda.

Para un análisis objetivo, debemos despegarnos de nuestra inmediatez personal, deshacernos de los conceptos aprendidos y entender el fenómeno ( o intentar verlo) de manera diferente, de manera que no lo habíamos pensado, eliminando el juicio.

Descubrir que existen otras vidas más allá de mis horizontes, que existen otras vidas opuestas a la mía, con creencias,  valores y gustos diferentes (u opuestos). Que hay existencias paralelas para quienes nosotros, somos los malvados, los inmorales, los terroristas, incomprensibles…los enemigos. Que piensan lo que piensan y no otra cosa.

brain-visual                                                          imagen obtenida del Blog de Ernesto olivares. Visual Información

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio. | Etiquetado | Deja un comentario

Opiniones, sofismas y un lenguaje dislocado. (fragmento)

Yo opino que…

Opinar, es un acto para demostrar que se conoce del tema, o para dar a conocer su visión de mundo. Cuando lo hacen los conocedores, llámense periodistas, activistas, etc.; nos proporciona coordenadas de la realidad, nos ayuda a conocer información y a aclarar nuestras dudas.

Sin embargo, existen opiniones que son peligrosas, que confunden a los demás. Generalmente son emitidas por desconocedores, que descalifican cualquier información, cualquier dato, incluso otras opiniones; en un claro rechazo a la idea de llegar a la verdad. La verdad no les funciona, la confusión es su reino.

Pero no opinan desde la ignorancia, opinan desde su interpretación del mundo, y por supuesto de lo que saben y no saben. De lo que no se sabe, se opina más y peor. Porque de lo que se sabe, se termina siempre usando la auto referencia, en un claro intento por medir el mundo con nuestras propias medidas.

Y cuando escuchamos una opinión contraria a la nuestra, se desconoce y descalifica, considerándola como equivocada. Y finalmente terminados en una cámara de eco en donde terminamos escuchándonos solo a nosotros mismos, (ahora a través de los demás en una especie de soliloquio). Terminamos hablando solos, hablándole a nadie.

Se usa la inteligencia con arrogancia, el conocimiento es usado para construir sobre lo derruido previamente; prestemos atención a cualquier fenómeno y habrá más de un discurso que lo anula, lo desacredita y lo destruye (hipotéticamente). Una vez hecho esto se usan los restos (idea original) y sobre eso se construye una idea diferente, nueva y en ocasiones contrarias al fenómeno original.

Hoy es común, y siempre se busca a persona que piensen de manera similar a nosotros, e  incluso con ellas tenemos diferencias irreconciliables, pues de manera arrogante, se acepta que nadie va a decirnos nada nuevo, nada que no sepamos, y aquel que lo haga está equivocado.

La confusión en la que estamos inmersos es porque, además de toda la información disponible que reta nuestra mente, están los cientos de opiniones, aparentemente validas de los demás. Y sobre todo en las redes sociales, en donde generalmente vemos las opiniones apareadas con una imagen, las hacen parecer contundentes; el shock de la imagen no nos deja distinguir la información. Es una especie de doctrina del show, donde emites tu opinión y muestras la imagen que la valida

El lenguaje se ha dislocado, nos ha separado, nos ha aislado; ya nadie se entiende. No se dan cuenta que en ocasiones todo es un falso problema y que los discursos que nos rodean a veces hablan de lo mismo, pero como no lo dicen de manera que nos gusta, lo consideramos equivocado. Es un “Neobabel”, es el mismo idioma pero nadie está dispuesto a entender al otro, a escucharlo. Es más fácil y divertido insultarlo.

g86qe

La era del sofisma

Al conversar con alguien, es inevitable llegar a un punto en el que se tengan opiniones diferentes, así como inevitable es que se argumenten y defiendan las posiciones. Existen personas que se expresen de manera fluida y convincente; o quienes hablan con mesura y dubitativos. Generalmente el que más habla es el que se podría considerar “ganador”.

Sin embargo, estos raciocinios (anclados en el sentido común), este conocimiento (adquirido sin metodología), responde a la urgencia de la Interpretación. Es urgente emitir el primer comentario acerca de todo, hacer la primera broma; sin embargo estos comentarios o bromas son generados por pensamientos automáticos y de sentido común.

No hay espacio para el análisis, el cual es necesario para poder interpretar la realidad de manera adecuada. Porque, aunque todo lo que se diga o se escriba, puede parecer verdadero, pero siempre termina siendo incorrecto o falso.

Se debe analizar la información, aparear la imagen con el discurso. Aunque parezca que el discurso está diciendo la verdad, puede que no sea así, y que incluso esté tratando de ocultarla.

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio. | Etiquetado , | Deja un comentario

Cuando algo confirma mis creencias, entonces es verdad (fragmento).

Carrera de obstáculos (epistemológicos)

La noción de Obstáculo epistemológico desarrollada por Gastón Bachelard, plantea los problemas a los que se enfrenta el conocimiento científico; algunos de estos obstáculos podemos encontrarlos en nuestra cotidianidad; así mismo podemos develar algunos otros:

Por principio de cuentas, encontramos a La opinión como el primer obstáculo a superar. Bachelard refiere que el espíritu científico nos impide tener una opinión  sobre cuestiones  que no comprendemos, sobre cuestiones  que no sabemos formular. Ante todo es necesario saber plantear los problemas. (1987). Sin embargo esto no es impedimento para personas que, ante los nuevos fenómenos o eventos, generen una opinión, en la mayoría de los casos sin tener una comprensión del fenómeno o que mediante una búsqueda en Internet considera conocer el trasfondo de los sucesos.

Tal pareciera que es una competencia en la que, el primero en emitir una opinión, (la mayor parte del tiempo basada en prejuicios o información incompleta), es el más inteligente o el más conocedor del “mundo que le rodea”; y pretende explicarnos la situación en dos párrafos, o en 140 caracteres, o con un video de 5 minutos.

Y si tomamos en cuenta los millones de personas que opinan (de cosas que ni siquiera deberían de opinar), se obstruye el verdadero conocimiento; se genera un conocimiento falso, y si es falso, entonces no es conocimiento. Se cree que se sabe, pero no se sabe.

El llamado Instinto conservativo, continúa Bachelard, es cuando el espíritu prefiere lo que confirma su saber a lo que lo contradice, es aquí cuando consideramos como verdadera información u opiniones similares a las nuestras. No se considera alguna que nos contradiga, es más, se considera como equivocado, o loco, o enemigo, o como un ignaro idiota a cualquiera que no piense como nosotros. Esto sin embargo es algo natural y propio del instinto de supervivencia del Hombre.

Ocurre una desgracia cuando se trata de convencer a otro de que está equivocado, se intenta obligar a cambiar el pensamiento; ahí, no hay solución ni salida, solo se construye un Babel del pensamiento.

Se mal interpretan los hechos; primero porque se tiene un cierto tipo de urgencia por la interpretación; un suceso se conoce en cuestión de minutos, y al próximo minuto se emiten opiniones que carecen de información preliminar. En segundo lugar porque se juzgan desde una postura de inmediatez personal, en la que se considera la opinión propia como una verdad universal.

facebook-ad-20100806-195454

Los nuevos obstáculos ocurren en lugares específicos (redes sociales) y que impactan a una parte importante de la población; Lo llamado Viral, o fenómenos virales que desembocan en falsos problemas (es decir, que no son problemas, pero son tratados así) y que producen un obstáculo no solo del conocimiento sino en las relaciones sociales, pues una lata de refresco con un nombre propio, vestirse un balde de agua con hielo  o el color de un vestido pueden provocar una guerra.

El obstáculo que se puede considerar nuevo, es La interpretación urgente; ésta  premura por dar una explicación inmediata, no da oportunidad de análisis. El interpretador procede a intentar definir, contextualizar y explicar, como ya se había dicho, de manera inmediata.

Se genera una desinformación sobre la cual, se genera una respuesta que escala de manera rápida.

Cuando existen dos argumentos acerca de un mismo hecho que se contradicen el uno al otro, por obligatoriedad, uno es falso. Ahora, cuando hay decenas de argumentos acerca de un mismo hecho, por obligación, uno es verdadero. Sucede en ocasiones, que, de todas las interpretaciones, algunas forman parte de una sola verdad; sin embargo no existe la disposición para aceptar y considerar  lo dicho por otros. La verdad se fragmenta y así, hay discursos esparcidos y sus seguidores (de dichos discursos) se quedan con un fragmento de la verdad.

Es la misma verdad, pero como no se enuncia como la del otro, se genera una disputa  para demostrar que el otro está equivocado.

Publicado en Análisis filosófico acerca de lo obvio. | Etiquetado , | Deja un comentario