“De violencia cultural, la derecha conservadora y los múltiples géneros”

En su trabajo  “La violencia cultural”, Johan Galtung, la define como “algún aspecto de la cultura, susceptible a ser utilizado para legitimar la violencia, directa o estructural”; la directa como acontecimiento, la estructural como proceso y la cultural como  una constante. (Galtung 1989). Con lo anterior, podremos identificar específicamente, una violencia cultural disimulada, que está ahí, pero que a veces, no lo parece: La discriminación, como acontecimiento, como proceso y como constante.

Todos hemos padecido la discriminación en algún momento especifico, en algún lugar específico; sin embargo es la discriminación en su estado inocuo, ya que por definición, el concepto refiere a esta diferenciación que existe, ya sea por características físicas, culturales, o de cualquier otro tipo, que confirman, precisamente, una diferencia.

Por ejemplo: Puede que no se nos permita entrar a algún bar por nuestro aspecto; podemos tener un trato despectivo en un restaurante, por nuestros modales; incluso,  la exclusión en alguna conversación, por no pertenecer a algún gremio o estirpe académica. De manera sensata, podemos entenderlo, porque es solo un acontecimiento, no es una constante, y si se es un Hombre-heterosexual-blanco-católico-de clase media/alta, la probabilidad de ser discriminado, disminuye.

Por otro lado, existen sectores de la sociedad que padecen una discriminación nociva, a quienes pretenden negarles derechos, por considerarlos inferiores, desviados, enfermos… locos.

Esta discriminación, según Norberto Bobbio (1994), se basa en 3 etapas:

  • La Comprobación de una diferencia. Ya sea Física o cultural.
  • Evaluación positiva. La característica que yo poseo, es positiva, si alguien carece de ella, lo considero negativo.
  • Juicio de superioridad. Si no tiene alguna característica, es legítimo dominar, someter, utilizar, etc.  al otro.

Al cumplirse estas 3 etapas, surge un “Sujeto Social”, culpable de todos los males que aquejan a la sociedad.

Lo siguiente, es la articulación de un discurso y el uso de este, en medios de comunicación, en marchas y otros medios de difusión. Estos discursos discriminatorios, son parte de una violencia cultural, latente y disimulada, que se hace visible en momentos en que estos, sujetos sociales, estas minorías discriminadas, exigen derechos.

 

Líbranos de todo bien.

Cuando los grupos Conservadores, se macro organizan, se hacen más visibles y audibles, y entonces,  lo que hacen en la intimidad  de sus hogares, lo replican en espacios públicos, para defenderse del mencionado Sujeto social, que en este caso es El homosexual, que amenaza su existencia.

Este sujeto social, es al mismo tiempo, un individuo anónimo. No tiene rostro y no reconocen en él, un valor de una persona; se valoriza solo en función de conductas, es decir, estas conductas lo definen, no se tiene a consideración,  sus motivaciones,  historia personal;  y todo el sinfín de características individuales.

Así pues, una persona homosexual no es valiosa para el conservador, no lo conoce, no sabe nada de el ni de su vida y no le interesa, con las suposiciones basta para vestirlo con un velo de pecado y depravación.

Por ejemplo, y para aclarar lo anterior, cuando se sabe de un Sacerdote que incurrió en actos de pederastia, éste goza de cierta protección, pues es una figura importante para las personas y con valor para la iglesia.  No se le condena a primera instancia, sino que se le defiende; lo mismo ocurre con los actos  de corrupción de la clase política y la protección que le brindan sus similares. Este contacto entre las personas, confiere cierto valor de “ser humano”, aunque para los externos les resulte incomprensible.

Dicho lo anterior, el caso específico que vamos a abordar y será el tema a desarrollar, es el de los grupos conservadores y su conflicto con la diversidad sexual. No obstante, es imperante aclarar que lo que se mencione aquí, no excluye a otros temas y grupos  sociales en conflicto.

Los grupos conservadores o de derecha, han desarrollado y perfeccionado un discurso excluyente, en el que la comunidad LGBTTTI,  grupos feministas y grupos pro-aborto, están equivocados, es decir, no creen en la experiencia psíquica del género, están en contra de la unión entre dos personas del mismo sexo, en contra del aborto; y todo lo demás que sabemos.

En el ámbito del discurso, y en su digamos, rango o alcance,  las personas externas son aceptadas solo si éstas aceptan el discurso; es decir, los conservadores aceptarán al homosexual, solo si este acepta que está equivocado, que amar a alguien del mismo sexo está mal y esto significaría la anulación total del sujeto en su misma realidad, pero existiendo como un ser anulado en la realidad del otro, un ser anulado, errado, equivocado y que ahora es aceptado como alguien que se regeneró.

Esto no solo ocurre con la derecha conservadora. En cualquier situación, en la que se quiere convencer a otro, es un intento de vencerlo, de anularlo, que ingrese a la realidad del otro, como un extranjero. En ocasiones también se da una simulación de entendimiento, en donde se replican expresiones como: “te entiendo, pero no estoy  de acuerdo”. Esto es algo normal, pero al mismo tiempo, los grupos se organizan y salen a marchar en contra de los derechos de un grupo social, dejando en claro que no entienden y no les interesa entender.

Cabe hacer mención, que el objetivo de este texto, no es el de predicar el amor al otro, ni la paz entre los hombres, sino extraer las expresiones de violencia que, bajo lemas y estandartes, parece no serlo.

 01-cn-1-960x500

¿Valores? Sí, pero conceptuales.

Uno de los puntos cruciales en los conflictos del discurso, son los conceptos La llamada “pérdida de valores”, esto, se puede entender como la modificación del concepto; es el mismo valor, pero con un rango más amplio o por decirlo de otra manera, más holístico. Por ejemplo, la discusión de si el término “Familia” se refiere a un hombre, una mujer e hijos o a dos personas e hijos.  Denotan una lucha por la modificación del concepto y por ende, del “valor” Familia.

Cuando se habla de Valores, podemos también hablar de Libertades; por ejemplo y continuando con el ejemplo de los conservadores, podemos amar, pero no a alguien del mismo sexo; podemos tener una familia, pero con hombre y mujer; se puede tener relaciones sexuales, pero solo con tu pareja y después de haberte casado; puedes educar a sus hijos, pero no educación sexual. Podemos resaltar que, todos los ejemplos son del ámbito sexual; esto es porque es el tema que moviliza y organiza a la derecha conservadora, en su nostalgia y deseo de las cosas sencillas.

Viven y habitan dentro de conceptos en donde nadie es bienvenido si  desea expandir el concepto. Lo cubren con un aura protectora, ellos son dueños y guardianes del concepto, se amurallan en él, pues fuera del concepto, habitan monstruos. Defienden el Concepto y para defenderlo, se dirigen a donde el concepto está en peligro y se posicionan frente al otro y así, la batalla continua, va mutando y se divide, se olvida y se vuelve a recordar.

Los grupos conservadores de derecha, que son muy apegados a la Iglesia, han elegido como batalla predilecta a la Sexualidad.  No es la guerra, no es la tauromaquia, no son las desapariciones en el país; porque, precisamente,  lo relativo a la sexualidad y específicamente a las prácticas sexuales, son lo que les da identidad.

Se elige un enemigo a modo, alguien que se encuentre directamente del lado opuesto. Porque los enemigos, confirman quienes somos, lo que defendemos y lo que creemos. El enemigo tiene los argumentos precisos, el aspecto preciso y las practicas precisas. La apertura sexual de los otros diametralmete opuesta a la de los grupos conservadores, A estos, el goce les es restringido, esto lo hace los enemigos, perfectos.

 

La pulsión

Con el avance de las sociedades, se van conquistando logros para las minorías oprimidas, logros aparentemente irrevocables, leyes inclusivas. Se logra una universalidad, en la que siendo diferentes, se tienen los mismos derechos, privilegios y obligaciones.

Por eso, pedir un retroceso en temas como el aborto, la unión de  personas del mismo sexo, es prácticamente, pedir imposibles;  y es precisamente, este deseo  imposible de cumplir, el motor que mueve a las marchas y genera cohesión. Sería una catástrofe que esos deseos se cumplieran, una catástrofe para todos. Para ellos y para los otros.

Cuando la libertad de gozar, (que tiene el otro) es una libertad que no tienen los conservadores, (incluso cuando esto es por voluntad propia), le exigen al otro no gozar, ahí, donde biológicamente se goza.

El goce de la sexualidad en los grupos conservadores, se movió a otro lugar, dejando un vacío que en ocasiones se llena con culpa. Y se genera un discurso que es el de un cuerpo controlado. Por un goce solo para procrear; por un goce especifico de una sola zona erógena; por un goce obligatorio del embarazo; por un goce de la carne, sin barreras de látex. Discurso que devela lo incompleto.

Los conservadores, habitan un más allá, que clama algo real y poder estar cerca de él. Así pues, donde existan feministas, aborto, diversidad sexual; se arrojaran sobre de ello, para exigir lo imposible: Que desaparezca. Necesitan a los malos, para saberse buenos.

 

Las universalidades entre los géneros

Tanto la derecha conservadora, como la diversidad sexual, son figuras importantes de la cultura. Los conservadores gozaban del monopolio de la conducta y poco a poco la diversidad avanzó, hasta el punto de quitarle ese poder hegemónico.

Los mensajes en televisión, radio, internet y  marchas, son un ejemplo de que los grupos sociales, al ver amenazada su forma de vida, harán lo necesario para conservarla y perpetuarla, se trate de conservadores o de la comunidad LGBTTTI.

Con la división de la comunidad homosexual y otras expresiones de la sexualidad y sus problemáticas y características específicas, provocaron nuevamente, la necesidad de encontrar “universalidades”, elementos en común, tanto con  conservadores y población neutral.

W5M77DUJZNBDDHWWSIREC7ZXCM

La ley es la que tiene esta responsabilidad, dar los mismos derechos y obligaciones a todos, pues la igualdad reside en las leyes (y a decir de Slavoj Zizek, en el capital económico). Pero, esta intención de ridiculizar al otro, genera discursos absurdos, que increíblemente, se convierten en discursos dominantes.

Una fracción de la derecha conservadora, ve estos los movimientos, sean feministas; pro-aborto; o de la diversidad sexual, como un instrumento de los Gobiernos populistas, para obtener y/o conservar el poder. Suena a algo posible, incluso los sectores empresariales pueden llegar a capitalizar dichos movimientos. Pero de manera paralela, estos movimientos se hacen más visibles, se traspasan las fronteras de lo local, salen a la luz las problemáticas específicas de las minorías oprimidas.

Tengamos en cuenta, que las Corporaciones, empresas y marcas, se apropian de la cultura; háblese del Narcotráfico (con telenovelas, series y música), de la diversidad sexual, (programas de televisión, música), incluso de los espacios públicos (plazas comerciales, áreas verdes). Cuando las corporaciones se apropian de algo procedente de la cultura, de cierta manera lo legitima al mismo tiempo que lo capitalizan y viceversa.

La derecha conservadora refiere a la manipulación de las masas o de ciertos sectores, en un intento por desacreditar los movimientos de los sectores oprimidos

Finalmente, refieren que la ideología de género, es una estrategia más para la dominación.  Este temor de la derecha, de la expansión del término género, es por la pérdida de la hegemonía  heterosexual y han adoptado ellos el termino Heterofóbia, para explicar la existencia de las diversas expresiones de la sexualidad.

Si el género es en palabras simples, maneras de relacionarse, y experiencias socioculturales; la homosexualidad y los diversas expresiones de la sexualidad, (se propone) son otros géneros, con sus características y sus experiencias socioculturales específicas.

Y las disputas no tendrán fin.

Cuando Francis Fukuyama, habla del fin de la historia, lo hacía en referencia al fin de las ideologías (capitalismo y comunismo); después de la caída del muro de Berlín, todo lo que viene es consecuencia del Capitalismo; hoy con la llamada ideología de género, la cual tengo mis dudas acerca de si sea o no producto del capitalismo (pero que éste, finalmente participa para generar ganancias), se están generando nuevas luchas, cambios sociales, nuevos conceptos y la expansión de los conceptos ya existentes, e incluso, el desuso de otros.

Las sociedades deben desarrollarse,  para poder brindar igualdad entre Los géneros, es decir, garantizar las universalidades, sin importar la fracción de clase o la expresión de la sexualidad; porque somos diferentes, necesitamos universalidades, Personas sexuales o personas más allá de un sexo

Referencias:

Galtung, J. (1989) Violencia cultural. Centro de Investigación para la Paz. Oslo, Noruega.

Salazar. L. (2008) Democracia y discriminación. Cuadernos de la igualdad no.5. CONPADRED.

Imagen tomada de: Animal Político: La historia detrás de la bandera Gay.

Anuncios

Acerca de Ernesto Del Toro

Autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad). Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio., Análisis psicosocial acerca de lo obvio. y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s