No te voy a explicar nada

Después de pasar todo el mes de enero pensando en el nuevo tema para escribir y después de varios intentos fallidos, borradores aburridos y temas que no iban a ningún lado; casi el equivalente a ver a un perro perseguir su cola, me descubrí pensando en los actuales eventos internacionales, los cuales son graves y preocupantes.

Me pregunté, ¿para qué escribir acerca de eso, siendo que existen expertos, en economía, en política, sociología; que lo han explicado de manera inmejorable?

Finalmente, y una vez que aborte la idea, me vi frente a la posibilidad de escribir acerca de lo que sea, y en ese momento me sentí libre. (Después de 30 días de ser rehén de esta sensación de estar obligado a opinar acerca de todo).

Tengo aquí, la libertad de comenzar hablando de esto que estoy escribiendo ahora, y que tú estás leyendo ahora. Así pues, este escrito (como todos los demás, pero que no son este) captura dos dimensiones: La tuya y la mía.  Lo que yo decidí escribir y lo que tú decidiste leer.

Aquí, cada uno, nos enfrentamos a un predicamento: Yo, el de ser claro y tú, el de estar atento o atenta. Tenemos una responsabilidad el uno con el otro.

Planeo no defraudarte, ya que tú no me has defraudado, pues estas aquí; y como nadie impide sobre qué escribir y sobre qué leer, tu y yo, somos libres. Ni siquiera tu jefe, ni el sistema capitalista opresor, ni el neoliberalismo, es más, ni siquiera dios nos pueden impedir nada en este lugar; ni en mi hoja de papel, ni en tu pantalla.

Aun así, tengo un aviso: una vez que esto termine regresarémos al inicio, a nuestras obligaciones. Yo al terminar de escribir esto en mi cuaderno, lo escribiré después, en mi computadora (ahora te das cuenta que estabas leyendo de mi cuaderno, pero ya no.) Y, como siempre escribo de noche en la sala de mi casa, cenaré viendo una película. (Cuando terminaste de leer esta última parte, yo ya estaba durmiendo).

Tú, por tu parte, al terminar, continuarás lo que interrumpiste y si no lo interrumpiste, te enfocarás en ello. Por supuesto no sé nada de ti, pero sé que en esta época de estímulos, siempre se interrumpe algo, Porque el Zapping es lo único permanente.

Allá ellos, aquí nosotros.

Generalmente lo que escribo lo dirijo a todos. Es decir hablo de nosotros, de ustedes; ya que, cuando se escribe (o se habla), se hace desde una posición en referencia a los demás. Siempre que escribo me posiciono entre todos y les hablo a todos. Pero hoy quise alejarme de la multitud y dirigirme a una sola persona.

¿A donde voy con esto? Hay que aceptar que en las multitudes se pierde el mensaje, y sobre todo,  ante el carácter personal de este texto, considero necesario dirigirlo solo a ti.

Dicho lo anterior, te puedo confesar que la actual situación internacional y local, me inquietan y en ocasiones, si lo pienso mucho, me asusta.  No se dice muy a menudo esto, pareciera que está prohibido decir que se tiene miedo. Si eso no te pasa a ti, te pido no me juzgues y tampoco se lo cuentes a nadie.

Leer brinda un poco de tranquilidad. Entender un fenómeno,  ayuda a encontrar su explicación, aun cuando esa explicación sea terrible y amenazante

No importa que no sepas de todo, (economía, historia, política, etc.), lo importante es que lo que sepas, lo sepas bien. A mí, me llena de ansiedad leer opiniones en las redes sociales, precisamente porque hay quienes no conocen sus límites y creen que con un video explicativo de cinco minutos, conocen el contexto histórico y sus implicaciones y opinan las cosas más idiotas  que te puedas imaginar. Parafraseando a Umberto Eco, “las redes sociales le dan voz a una legión de idiotas que antes solo opinaban en un bar, después de haber bebido. Ahí sus opiniones no representaban un riesgo para la sociedad”.

16708283_1006947059450321_3735234122094135264_n

No soy el mejor, pero es lo que mejor hago.

Es importante crear, es importante darle a la gente algo nuevo,  algo honesto. Aquí por ejemplo, tienes la oportunidad de leer a alguien que intentó escribir acerca de los temas de interés y falló miserablemente. Porque se me dificulta escribir acerca de lo manifiesto, de lo que se puede apreciar a simple vista.  Lo que hago mejor, es escribir sobre lo latente, lo que se oculta tras la imagen, lo que subyace en el discurso.

Pero como hoy no fue el caso, lo segundo que mejor hago, es escribir acerca de escribir. No soy el mejor, pero es lo que mejor hago. Al escribir de lo latente, y sin apresurarme a interpretar, le das una universalidad al escrito y al evitar nombrar a los personajes involucrados, le eliminas la caducidad.

Hoy puedes leer cientos de artículos que emiten una opinión de lo inmediato, no existe un ejercicio de reflexión y que en un mes, solo se convertirán en anécdota. Los textos que se convertirán en referencia obligada y en antecedente, serán los escritos con seriedad. Debes de ser cuidadoso con lo que lees, que tenga un soporte con la realidad. *

En estas palabras no tienes porqué preocuparte, no hay ningún interés en mentir; ni es la intensión dejar una enseñanza, ni decirte una verdad universal que transformará tu vida. Lo que sí me gustaría hacer, es decirte que las cosas están bien, pero creo que no lo están. Pero estoy seguro de que van a estar bien, en épocas así siempre me digo a mí mismo y en secreto: Pase lo que pase, todo va a estar bien.

Para esto, los recursos mentales y económicos con lo que cuentas, serán definitorios en tu tránsito por estas épocas de riesgo. Entender la situación, nos da coordenadas de hacia dónde ir y cómo llegar.

Toma un momento para pensar en tu discurso y no adoptes cualquiera; en una sociedad que está dividida en clases y en fracciones de clase, reconoce tu posición, en dónde estás y con quien estas. A donde perteneces y qué hay para decir, cuál es el discurso imperante y cuál lenguaje está disponible.

Esto por supuesto, aplica para las redes sociales. Perteneces a los que confirmaron su asistencia a la fiesta de XV años de Ruby, o a los que critican al presidente, o a los que exigen a los mexicanos que “abran los ojos”; o a los que viajan; a los que se toman selfies en el gym; a los que toman café; a los que leen libros; a los que adoptan perros; a los que viajan en bicicleta; a los que se autodenominan Godínez; a los que se sienten obligados a opinar de todo, y una larga lista continúa.

Pertenecemos a un lugar, tanto en la realidad, como en la realidad virtual. Qué se dice y qué se hace? Piensa si tu discurso es tuyo, si tu deseo es tuyo.; es divertido ser un troll, o un bully, pero los efectos que esto tiene en la realidad, para algunas personas es devastador, insoportable e incluso mortal. Se es afortunado de pertenecer a un lugar en donde esos fenómenos son inexistentes.

Mañana Procrastino

Trascurrieron tres días para que terminara de escribir esta publicación, ya que las obligaciones no se pueden posponer, así que mientras más me oprime el sistema y a rutina, mi manera de responder es escribiendo.

Estoy en la sala de mi casa, con la pijama puesta y convenciéndome de que escribir esto no fue inútil. No quería explicarte nada, espero haberlo conseguido.

Ahora solo me queda escribir el punto final.

Nota:

*Esto no me convenció, por eso lo borré.

Anuncios

Acerca de Ernesto Del Toro

Autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No te voy a explicar nada

  1. lector dijo:

    En esa línea delgada de pertenecer, de ser, también está la otra posibilidad la de no ser, no estar, no dejar rastro, aunque sea en imagen, no aparecer. Por eso lo más valiente que tenemos es escribir y que nos lean. Gracias por tu texto.

    Le gusta a 1 persona

  2. Sandra Dominguez Novoa dijo:

    Excelente.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s