Cuando algo confirma mis creencias, entonces es verdad (fragmento).

Carrera de obstáculos (epistemológicos)

La noción de Obstáculo epistemológico desarrollada por Gastón Bachelard, plantea los problemas a los que se enfrenta el conocimiento científico; algunos de estos obstáculos podemos encontrarlos en nuestra cotidianidad; así mismo podemos develar algunos otros:

Por principio de cuentas, encontramos a La opinión como el primer obstáculo a superar. Bachelard refiere que el espíritu científico nos impide tener una opinión  sobre cuestiones  que no comprendemos, sobre cuestiones  que no sabemos formular. Ante todo es necesario saber plantear los problemas. (1987). Sin embargo esto no es impedimento para personas que, ante los nuevos fenómenos o eventos, generen una opinión, en la mayoría de los casos sin tener una comprensión del fenómeno o que mediante una búsqueda en Internet considera conocer el trasfondo de los sucesos.

Tal pareciera que es una competencia en la que, el primero en emitir una opinión, (la mayor parte del tiempo basada en prejuicios o información incompleta), es el más inteligente o el más conocedor del “mundo que le rodea”; y pretende explicarnos la situación en dos párrafos, o en 140 caracteres, o con un video de 5 minutos.

Y si tomamos en cuenta los millones de personas que opinan (de cosas que ni siquiera deberían de opinar), se obstruye el verdadero conocimiento; se genera un conocimiento falso, y si es falso, entonces no es conocimiento. Se cree que se sabe, pero no se sabe.

El llamado Instinto conservativo, continúa Bachelard, es cuando el espíritu prefiere lo que confirma su saber a lo que lo contradice, es aquí cuando consideramos como verdadera información u opiniones similares a las nuestras. No se considera alguna que nos contradiga, es más, se considera como equivocado, o loco, o enemigo, o como un ignaro idiota a cualquiera que no piense como nosotros. Esto sin embargo es algo natural y propio del instinto de supervivencia del Hombre.

Ocurre una desgracia cuando se trata de convencer a otro de que está equivocado, se intenta obligar a cambiar el pensamiento; ahí, no hay solución ni salida, solo se construye un Babel del pensamiento.

Se mal interpretan los hechos; primero porque se tiene un cierto tipo de urgencia por la interpretación; un suceso se conoce en cuestión de minutos, y al próximo minuto se emiten opiniones que carecen de información preliminar. En segundo lugar porque se juzgan desde una postura de inmediatez personal, en la que se considera la opinión propia como una verdad universal.

facebook-ad-20100806-195454

Los nuevos obstáculos ocurren en lugares específicos (redes sociales) y que impactan a una parte importante de la población; Lo llamado Viral, o fenómenos virales que desembocan en falsos problemas (es decir, que no son problemas, pero son tratados así) y que producen un obstáculo no solo del conocimiento sino en las relaciones sociales, pues una lata de refresco con un nombre propio, vestirse un balde de agua con hielo  o el color de un vestido pueden provocar una guerra.

El obstáculo que se puede considerar nuevo, es La interpretación urgente; ésta  premura por dar una explicación inmediata, no da oportunidad de análisis. El interpretador procede a intentar definir, contextualizar y explicar, como ya se había dicho, de manera inmediata.

Se genera una desinformación sobre la cual, se genera una respuesta que escala de manera rápida.

Cuando existen dos argumentos acerca de un mismo hecho que se contradicen el uno al otro, por obligatoriedad, uno es falso. Ahora, cuando hay decenas de argumentos acerca de un mismo hecho, por obligación, uno es verdadero. Sucede en ocasiones, que, de todas las interpretaciones, algunas forman parte de una sola verdad; sin embargo no existe la disposición para aceptar y considerar  lo dicho por otros. La verdad se fragmenta y así, hay discursos esparcidos y sus seguidores (de dichos discursos) se quedan con un fragmento de la verdad.

Es la misma verdad, pero como no se enuncia como la del otro, se genera una disputa  para demostrar que el otro está equivocado.

Acerca de Ernesto Del Toro

Ensayista autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s