De la realidad y los enemigos del conocimiento. (fragmento)

En esta llamada era del conocimiento, se produce una paradoja: El conocimiento (acto de conocer), es una acción glorificada en demasía y sin embargo, en la taxonomía de Bloom, es tan solo la primera etapa en la evaluación del aprendizaje.

Para familiarizarnos un poco con la propuesta de Bloom, enunciaremos de manera breve los 6 niveles taxonómicos:

1.- Conocimiento. Se recuerdan y conocen hechos específicos.

2.- Comprensión. Se comprende lo que se nos está comunicando, se puede establecer una relación entre los datos.

3.- Aplicación. La utilidad objetiva del conocimiento.

4.- Análisis. Jerarquía de ideas, fragmentar el problema y descubrir relaciones.

5.- Síntesis. Trabajar con fragmentos de información, organizar, ordenar e inferir.

6.- Evaluación. Formular juicios de exactitud lógica y teorías. Discriminar ideas y argumentar.

Basándonos en lo anterior, confirmamos que no nos encontramos en la era del análisis, o la era de la evaluación. Es la era del conocimiento y que, carece de apellido, pues debería ser, la era del conocimiento a priori y que generalmente se fundamenta en  estructuras subjetivas que se alejan de la realidad (Gutiérrez  Sáenz).

El conocimiento no nos está proporcionando aprendizaje; solo se memorizan datos que ayudan a generar opiniones, que gracia a las redes sociales, son visibles y compartidas por los demás. Dichas opiniones, generalmente obedecen a pensamientos automáticos, a nuestra posición en el mundo, a nuestras experiencias y a un sinfín de circunstancias personales. Como Menciona Heidegger, la opinión genera confusión.

Esté acto de conocer, genera migajas de saberes, que son recibidas sin orden,  ni método (Bourdieu) que dispersan, volatizan y borran las fronteras de la realidad.

Cuando se habla de la verdad, se está hablando también del conocimiento, y es importante definirlo, puesto que éste determina nuestra manera de aproximarnos a los hechos y a la verdad que se nos enuncia; así mismo,  el conocimiento adquirido tiene un efecto en nosotros, en nuestras ideas y pensamientos.

Ahora ya todos hablan del conocimiento, por el hecho de que nos encontramos  en la “era del conocimiento”, pero el desarrollo histórico del concepto era causa de debates importantes, diversas posturas y explicaciones, precisamente porque el acto de “conocer” denotaba una búsqueda y un desarrollo del concepto del hombre y de la ciencia.

Pero la intención, no es  abordar la evolución del concepto de conocimiento, sino definirlo y poder identificar sus implicaciones en el ámbito de la verdad, así como los obstáculos que existen.

Entenderemos el conocimiento, como el acto de obtener información acerca de un objeto  y que, después de este encuentro, se genera un remanente, que es la aprehensión del objeto; es de suma importancia contar con información previa del  objeto en cuestión, o si no es así, contar con el apoyo de otros conocimientos, con el fin de poder generar un conocimiento verdadero. Es decir, apoyado por otros elementos.

Si no se cuenta con suficiente información, la interpretación será errónea; ahí donde no nos dicen nada, se piensa de todo. Se hace uso de las herramientas mentales que se tengan disponibles obteniendo conjeturas equivocadas.

escher-y-sus-figuras-imposibles-cual-te-14366

Conocer al Conocimiento 

Por niveles.

Para comenzar a acercarnos al concepto, podemos decir que el conocimiento está constituido por tres niveles, los cuales se encuentran operando de manera simultánea, pero que por una cuestión evolutiva, en algún momento de nuestra existencia, inician con el nivel más primitivo hasta su evolución y la posterior incorporación de los otros niveles.

El nivel, básico y esencial es el Sensitivo; es a través de nuestros sentidos que (en una temprana edad son nuestro único medio de contacto con el mundo) podemos conocer una imagen, un olor, un sonido, etc. Se sabrá solo lo observable del objeto de conocimiento: Qué aspecto tiene, cómo se siente, cuál es su aroma, cómo suena e incluso su sabor.

Por ejemplo, podemos ver en el periódico, o en la televisión o cualquier otra pantalla a una celebridad hombre o mujer, o la ocurrencia de algún evento; o podemos encontrarnos a una misma persona en la calle o en el transporte público y no saber quién es;  solo conocer su aspecto. Hasta aquí, es un conocimiento sensitivo.

El siguiente nivel es el Conceptual; aquí es donde a esa imagen en la pantalla o a esa persona, se le provee una definición, una palabra que la describa, un concepto. Con esto podemos identificar que el hombre en la pantalla es un poderoso miembro de la mafia o un peligroso terrorista o la nueva cantante de moda.

Al saber su nombre, su actividad o profesión, nos apoyamos de conceptos universales, es decir, cuando sabemos que aquel hombre de barba larga es un terrorista se le asocia con un sin fin de situaciones y actividades. Cierto estilo de vida, cierta religión, etc.

El ultimo nivel, es el llamado Holístico, en el cual, además de conocer un concepto, se le atribuyen ciertas propiedades. Tomando el ejemplo anterior, se puede pensar en el “terror” o en  “amenaza”. Se le atribuyen estas propiedades (o conceptos) complicadas de definir y con limites inciertos.

Por tipos.

Otra manera de concebir el conocimiento, con base en los llamados tipos de conocimiento: perceptual,  por consenso, aceptable.

El conocimiento perceptual, aunque puede confundirse con el nivel sensorial mencionado anteriormente, es aquel que nos convence de que algo existe porque se puede ver, tocar, etc. Sin embargo implica el uso de otras herramientas y procesos mentales como la memoria, o incluso la experiencia. Ver una imagen, percibir un olor o el contacto físico con algún objeto, generan una experiencia de conocimiento.

Cabe mencionar que a diferencia del sensorial, una percepción errónea, ya sea por el consumo de sustancias, o alguna condición biológica, hacen que este tipo de conocimiento requiera de otros criterios para poder considerarlo como real, de lo contrario podríamos estar frente una alucinación.

Entonces, el conocimiento por consenso es nuestra salvación; es aquel en el que mientras más sujetos coincidan conmigo, que perciban lo mismo que yo, se considera como un conocimiento valido.

Finalmente el conocimiento aceptable, es en donde existe suficiente evidencia confiable, que sea creíble y que cuente con ciertos criterios verosímiles que confirmen nuestra creencia acerca de algún evento. Ejemplo, desaparecen 43 estudiantes de una escuela, después de haber sido arrestados. El argumento es que un grupo delictivo los asesinó. Esto suena verosímil. Y  aunque no se haya presenciado el evento, se acepta como real.

Acerca de Ernesto Del Toro

Ensayista autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s