El presente (desarrollo natural de un evento) retroactivo. (fragmento)

Tiempo de refutaciones. (O el presente retroactivo)

Cuando un evento inesperado, disloca nuestra realidad y no estaba contemplado en la estructura (social o mental), toma tiempo poder nombrarlo y definirlo, así mismo toma tiempo amarlo u odiarlo, estar de acuerdo o en desacuerdo. Y continúa con su curso natural hasta poder integrarse a la estructura y formar parte de nuestra (nueva) realidad.

En la época de refutaciones en la que nos encontramos, es también una época global en la que, una tendencia que inicia al otro lado del mundo, nos alcanza y en algunos casos se adopta (por supuesto con sus diferencias). Por ejemplo, que un famoso cumpla con  el Ice bucket challenege, no significa lo mismo a que mi madre cumpla el reto.

Las refutaciones llegan al máximo nivel cuando se trata de refutar el pasado, ahora lo que creíamos haber aprendido en nuestras clases de historia durante nuestra vida de Estudiantes, resultan haber sido “mitos”, “leyendas” o “eventos que nunca ocurrieron”.

El pasado pende de un hilo en cada nuevo acontecimiento. Parafraseando a Slavoj Zizek, cuando de manera accidental algo sucede, automáticamente creamos una cadena precedente que nos de indicios de que esto ocurriría; se le da una nueva interpretación al pasado en la que el nuevo evento era inevitable que sucediera. Se ve de otra manera, hasta ese momento oculta, se reinterpreta teniendo esta aura de novedad. (Acontecimiento, 2014)

Ahora, se debe de tener en cuenta los elementos emergentes, es decir los nuevos eventos que, debido a las propiedades retroactivas, darán una nueva interpretación al pasado, (a ese pasado que fue real y verdadero) y que al mismo tiempo, se generará una hipótesis de cómo será el futuro después del nuevo evento.

El pasado continua cambiando debido al presente y la realidad, y la verdad se ponen una vez más en entredicho. Pero antes de concluir que ni la verdad ni la realidad existen, es importante mencionar que  la realidad y la verdad  (hechos e interpretaciones respectivamente) ocurrieron y fueron definidos en épocas específicas, en sociedades especificas en donde la verdad enunciaba de manera adecuada a la realidad.

Pero debemos de tener cuidado, puesto que la realidad es definida por la época, y siempre tendrá cierto nivel de conveniencia para cierto sector (empresarial, por supuesto).

golden-ratio-2

La verdad. (¿Para qué?)

La búsqueda de la verdad ocurre todos los días, a todas, horas y en todas partes; la búsqueda de la verdad es real, necesaria y vital.  Se puede confirmar dicha búsqueda porque los noticieros tienen audiencia, se ven los programas de análisis deportivo, se lee el periódico, en las preguntas de los niños, en las manifestaciones de los padres de los Normalistas desaparecidos, en las acusaciones en los tribunales, en un accidente automovilístico, al revisar los mensajes del celular de la pareja, en las revisiones médicas.

Buscamos la verdad para confirmar  nuestra posición en el mundo y poder decir, esto es en lo que creo y además de que es un deleite encontrar personas que comparten nuestra visión del mundo; nos agrupamos con ellos y pueden llegar a convierten en nuestros mejores amigos, colegas o incluso nuestra pareja con quien intercambiamos información y experiencias. La verdad genera una cohesión social.

Por el contrario cuando alguien no comparte nuestra verdad, se convierte en una amenaza, en el enemigo; es él quien dirá todas las cosas con las que no se está de acuerdo. Y no es que cada quien tenga su verdad; la verdad se nos reveló, nos fue presentada. En algún lugar, en alguna época de nuestra vida se nos  presentó una verdad que se apoderó de nosotros y toda nuestra vida es consecuencia de esta. Algunos encuentran la verdad antes, otros después, otros igual a la nuestra, otros diferente.

Acerca de Ernesto Del Toro

Ensayista autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio. y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s