Una nueva fracción de clase (?)

dispenser-de-agua

“Las diversas formas económicas que han revestido la sociedad, la esclavitud y el salariado, por ejemplo, solo se distinguen por la forma de imponer y usurpar ese “sobretrabajo” al productor inmediato”

(Karl Marx, El Capital)

Entre las conocidas fracciones de clase,  surgió desde hace algunos años, la llamada clase Godínez. La clase media bien vestida, con sus prácticas y su propia cultura laboral. Se puede entender a un Godínez, como una persona que se ha entregado en todos los aspectos a su trabajo.  Mantiene una comunicación vital a través del correo electrónico, establece relaciones con Licenciados, asiste a las juntas, come en la oficina alimentos  que prepara en su hogar y los transporta en un “toper”, o sale a comprar comida en la calle y la come allí; pero siempre bien vestido.

Incluso las relaciones sentimentales que se desarrollan dentro de la oficina, las relaciones entre compañeros y hasta las funciones biológicas después de comer, se Godinízan. Todo esto caricaturizado en redes sociales y adoptado por cierta parte de la población que se define a sí misma como un Godínez, precisamente porque se siente explotado en su trabajo o porque se ha entregado en todos los aspectos.

¿Representa todo esto, una derrota del Proletariado en la lucha de clases?

Así como surgió la conciencia de clase, surge también la conciencia de ser Godínez, Clase sometida por decisión; que se jacta de estrategias que facilitan su explotación por parte del Jefe.

Ya no solo vende su fuerza de trabajo o su capacidad intelectual, sino que ha creado toda una cultura Godinizáda y Godinizánte. Con su manera particular de beber, de festejar un cumpleaños, de transportar sus alimentos. Las relaciones sociales se desarrollan en escenarios de oficina, en la que no se quiere defraudar al jefe, sino por el contrario,  agradarle.

El trabajo se convierte, ya no en su modo de sustentar su vida, sino en su modo de vida.  Existe un trabajo no pagado, esto se puede definir como, un aspecto de la labor que no recibe remuneración económica, algo común en  los trabajos;  sólo que en este caso,  es el mismo Godínez el que busca escenarios en los que el trabajo domine su existencia, aun cuando no obtenga remuneración por éste.

Tiempo extra y “sobretrabajo”.

El patrón paga un cierto monto al trabajador, por cierta actividad realizada; pero el Godínez se encarga de mutar su existencia, para que todo el sobre trabajo parezca parte del mismo trabajo, aun cuando no sea así. Este “sobre trabajo genera una plus valía” al patrón. Ya no es un “tiempo extra” de trabajo después del horario establecido,  es una especie de “tiempo extra” dentro de la misma jornada normal.

Dicho de otra manera, es  añadir el esfuerzo  que se trabajaría en hora extras, a su jornada laboral normal. Ya no es la explotación clásica, en la que se tenían que trabajar jornadas extensas, en las que, dice Marx:

“El capitalista sostiene su derecho  como comprador, cuando procura prolongar todo lo posible la jornada de trabajo. El obrero sostiene su derecho  como vendedor (de su fuerza de trabajo),  cuando quiere reducir la jornada de trabajo…” Y Marx continúa: ¿Quién decide entre dos  derechos iguales?: La fuerza. Y queda claro quién es el más fuerte… es el Capitalista, por si tenían duda.

La clase empresarial, aunada a  la centralización del trabajo en las ciudades, las Reformas fiscales con sus exigencias, ejercen un poder disimulado sobre las personas, las cuales aceptan y adoptan lo establecido, pues se considera como parte de su desarrollo laboral. Es un camino a su profesionalización, es ingresar al mundo empresarial en donde no estarán bajo el sol cumpliendo extenuantes jornadas, sino en limpias oficinas con escritorios y computadoras; y juntas con los Jefes.

Allí no es el lugar y no hay tiempo para cuestionar al sistema, para pensar en la explotación, allí se intenta configurar un pensamiento de esclavo, revestido de expresiones tales como “Ponerse la camiseta”,  o “nuestra filosofía”.

Godinización Godinizánte.

El trabajador ofrece su trabajo, primero para subsistir y después, para producir; Ahora, en la actual precarización del empleo, el trabajador se ve obligado a producir sin recibir compensación equilibrada para su sustento personal.

Especialmente en el caso Godínez, esta situación es una exigencia de los mismos compañeros de trabajo, pero ocurre de manera disimulada y en otras ocasiones,  no tan disimulada. Un ejemplo puede ser que, un elemento sea criticado por salir a comer, cuando los demás miembros del equipo no lo hacen o comen en sus escritorios. O salir a la hora establecida de trabajo, cuando los demás miembros se quedan horas extras.

Siempre el ingreso de un nuevo elemento al grupo social, en este caso al grupo Godínez, representara una amenaza para la existencia del grupo, el cual se encargara de proporcionar las reglas y el nuevo elemento se encargara de adoptarlas e integrarse o no adoptarlas y emigrar.

Así pues, la Godinización tiene lugar en ambientes de oficina, pero no todos los oficinistas son Godinez, (pero sí todos los Godinez, son oficinistas.)

Finalmente, cabe decir que, tal vez fue aventurado declarar la existencia de una nueva fracción de clase, pero lo que si queda claro, es esta tendencia a divulgar la explotación laboral y adoptarla como un modo de vida. Más allá de la broma, es una cultura que al final, solo beneficia al capitalismo (como todo la cultura occidental.)

Anuncios

Acerca de Ernesto Del Toro

Autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s