Porque no se puede vivir en México y no decir nada, ni sentir nada. (Los nuevos [ y viejos] eventos en México).

“Hasta cuando vas al baño te sientas en ideología”

Slavoj Zizek.

La ilegalidad.

La impunidad es necesaria  para la subsistencia de la clase política, es el motor de los partidos políticos, junto con la complicidad, el nepotismo y despotismo. La clase política opera rodeando (o atravesando) la ilegalidad, porque ellos mismos se lo permiten y cuentan con la policía, ejercito y el narco; quienes los protegen de cualquier indicio de insurrección. Por todo esto, nos encontramos ante un poder que no funciona y que en su torpe proceder deja al descubierto sus fechorías.

El poder  y la justicia que debe de proveernos, va sin control de lo pasivo a lo severa, está rodeada de “ilegalismos” que le son necesarios porque así se fundaron el poder y la justicia en México.

La clase media aprendió que dichos ilegalismos a veces ayudan, sin embargo sus límites son confusos; ¿hasta dónde es correcto? Pues existe un cierto margen de tolerancia (como pacto no dicho entre los ciudadanos) que poco a poco se va extendiendo por la práctica cotidiana y por el vicio que generan los atajos.

Nuestra vida diaria eta plagada de ilegalismos, los utilizamos como manera de sobrevivencia, pues facilitan la vida y gozan de una amplia aceptación social; y así como tenemos un margen de tolerancia ,la clase política también la tiene; sin embargo cuando estos pasan la línea invisible, es cuando el pueblo aparece para juzgarlos.

La ideología.

Cuando en el año 2010, se estrena en los cines la película de “El Infierno”, el país estaba viviendo una época de una desmedida exposición a la violencia y esta cinta mostraba el lugar común del  narco, en donde se reafirmaba lo que se cree del narco y no como lo que parece que en realidad es: Una institución  de Gobierno.

Con la Película “La Dictadura perfecta” sucede lo mismo: se muestra una cinta que pretende hablar de lo que pasa en México y lo logra, dice cosas que pasan en México. Estas dos cintas más que “denunciar” obedecen (por supuesto) a intereses monetarios de los productores pues no es ninguna coincidencia su momento de estreno ni la sobre exposición en las salas de cine. (Cabe mencionar que tienen su importancia historia pues retratan y queda para la posteridad una pieza de México).

Pero es una cuestión de oferta y demanda y su cometida es ganar dinero y sin querer (o queriendo) reafirma nuestra  ideología; la clase política en México es corrupta, son unos rateros, la televisión nos miente, o “te chingas o te jodes”, todo de manera caricaturesca haciendo una parodia.

Y el hecho de que se exhiba  en todos los horarios de la cartelera en más de una sala y en más de una sala de cine, es una manifestación de poder  (de los que se encuentran en el Poder)  que declara: Sí vean, esto es lo que hacemos ( y seguiremos haciendo ).

Si se tratara de mostrarle al Pueblo de México lo que quiere, esperemos que pronto se estrene una película en la que se destituya al Presidente, fusilen a los corruptos, que se le retire la concesión a Televisa y a TV Azteca, que se controle al narco, la nómina del Congreso disminuya y que aumenten los salarios  y el nivel de la educación; y que se muestre en todos los Cines de México a todas horas. ¿Ingenuo? Por supuesto que sí. ¿Se filmará una película así? Por supuesto que no. (Al menos no en un futuro cercano)

Películas como Cesar Chávez, La jaula de oro y Heli, que no cuentan con la difusión suficiente y que se exhiben en una sola sala, en una sola función y en muy pocos cines;  son películas que no quieren que veamos porque generan algo distinto en nosotros, pensamientos y emociones distintas. Que a diferencia de las dos antes mencionadas no abusan de la Híper realidad, no son parodia de nada, por lo tanto, mas amenazantes y directas.

Acerca de Ernesto Del Toro

Autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis filosófico acerca de lo obvio. y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s