Para nuestro Chris Crocker… Interior y exterior

Identificación

Es común que en algún momento de tu vida hayas intentado vestirte como algún personaje de televisión, actor o cantante y además pudiste haber pensado que tenías algún parecido con él  o que compartías los mismos gustos, las mismas ideas o gestos;  indagabas en su historia personal con el afán de conectar acontecimientos de su vida con la tuya y comprobarte a ti mismo (y a los demás) que eras (o eres) la viva imagen del personaje elegido ( puede ser de manera consciente o inconsciente). Es un fenómeno que sucede, y dependiendo de tu historia de vida (y varios factores), se elegirá un modelo a seguir y pudiera repetirse más de una vez en tu existencia.

Niños jóvenes y adultos nos encontramos de alguna manera identificados con alguien, como una manera de hacer las cosas, de ver la vida; al menos de manera imaginaria, como una fantasía y como toda fantasía, mientras más alejada de la realidad es mejor y más satisfactoria. Es un escape al interior de nosotros mismos en donde solo sucede lo que queremos que suceda. Ahí somos cantantes, futbolistas, locutores, pilotos, narcos, doctores, maestros, superhéroe, galanes de telenovela cantantes de reggaetón o hasta actores o actrices de películas (pornográficas [?]).

Existe una línea que nos separa de ello y suele ser delgada; no es extraño conocer a alguien que no conoce esa distancia mediadora y se fusiona con su fantasía, lo que le hace creer que és lo que no és, que sucede lo que no sucede.

De las fiestas infantiles a las fiestas de XV años

En una edad temprana se observa a niños y niñas en fiestas de cumpleaños temáticas, en las que todo, desde vasos hasta la piñata son de un personaje en específico. (Tal vez elegido por el padre y el niño cree que él también lo desea).

El niño disfrazado, destruye, elimina y despedaza a su personaje elegido; Aquí temiendo a sonar paranoico, exagerado y sobre analítico, el niño se convertirá en el único y autentico personaje, una vez que se comió (en pastel) y destrozo (en piñata) a su igual.

Agredió y destrozo a un ser amado. Ahora bien, decir esto no convertirá a un niño en un golpeador de sus seres amados, como tampoco maltratar a un animal lo hará un asesino (a menos que disfrute del maltrato animal, entonces si se convierte en foco de atención.)

En otras ocasiones el niño sentirá la nostalgia y el amor hacia el personaje, negándose a  partir el pastel (pues ahí está la imagen admirada) o a golpear su piñata.

Algo similar en las fiestas de XV años, cuando la joven en su baile sorpresa imita la coreografía y bailara al ritmo de una canción de Lady Gaga (por ejemplo y por moda).

Por un instante ella es, en su plano imaginario, Lady Gaga; aunque la joven cuente con una morfología totalmente hispana.

Egocentrismo adolescente

En la etapa de la adolescencia comienza a formarse una identidad, un devenir de la personalidad; sin embargo este proceso no inicio aquí y de ninguna manera termina aquí, sino que es un proceso que se empata con otros procesos del desarrollo.

Al volverse más complejo el pensamiento, muchos conceptos se vuelven abstractos; el adolescente es ahora más crítico e idealista y por ejemplo: lo que antes era dios, ahora de adolescente es una concepción más extensa y dividida; lo mismo el amor, la guerra y la amistad. Ahora están dedicados a crearse para sí mismos una identidad.

En esta etapa se presenta un fenómeno al que David Elkind (1) denomina como Egocentrismo adolescente, caracterizado por ser la ciencia exacta de sí mismos; y la divide en dos tipos: La audiencia imaginaria y la fábula personal.

A grande rasgos la audiencia imaginaria se presenta cuando el joven está convencido de que despierta el interés de las demás personas, así con el mismo interés que se tiene él mismo; por eso, una espinilla o un mal peinado serán visibles a kilómetros de distancia. De igual manera, tendrán comportamientos para atraer a atención y ser notado.

Por otra parte, la fábula personal consiste en ese “pensamiento de ser único, invencible y a veces incomprendido; y por ende, todo lo que les sucede es único y nadie podrá entenderlo”.

De Aimeé a Miley Cyrus. (pasando por [leave] Chris Croker [ alone])

En su Tésis de doctorado, Jacques Lacan expone el desarrollo anormal de Aimeé ( Marguerite Pantaine 1892-1981) y su Psicosis paranoica y nos ayuda también en el campo de la identificación, puesto que Aimeé en un episodio, ataca con un cuchillo a una afamada actriz: Huguette Duflos en el año de 1931. Esto debido a que la Sra. Pataine estaba convencida  de que Duflos amenazaba la vida de su hijo.

Sin adentrarnos en el caso, la elección por parte de Aimeé implica una identificación, ya que había intentado ser exitosa escribiendo novelas; Al ser Huguette Duflos famosa, lleva un estilo de vida deseado por la Sra. Pataine, y ésta al no tenerlo, le representaba una amenaza a su estilo de vida actual, por lo que debe eliminar a la actriz.

Un caso más actual, es el de el Joven Chris Croker, que en el año 2007, agrega a la red un video donde aparece claramente alterado a aquel que ataque o haga comentarios hirientes a la cantante Britney Spears; gritando y llorando dice: “quien se meta con ella se mete conmigo”. Esta alteración es debido a que el ataque a Britney es también para él. No hay distancia entre el Joven Chris y la cantante. “Dejen a Britney en paz se traduce a: déjenme en paz.

En la película “Rockstar” del 2001, Mark Walhberg interpreta a un Joven  cantante de una banda tributo de Steel Dragon; porta la misma ropa, el mismo peinado e imita los mismos gestos del vocalista de la banda. Por situaciones que obedecen al guion, Walhberg se convierte en el cantante de Steel Dragón y así puede vivir en el contexto de su estrella de rock.

Aprovechemos para desviarnos un poco y hablar (un poco) de la fama. Si la entendemos como una conducta social del famoso (que generalmente dista de la conducta individual), podemos explicar la bella ilusión que nos hace sentir; pues el famoso tiene el privilegio de hacer y decir cosas que capturan la imaginación y que en ocasiones se trata de imitar.

Así podemos ver a Lady Gaga usando vestidos extravagantes con el estandarte de acepten como soy o a Miley Cyrus como “modelo” de libertad de expresión y demostrando, no un “despertar de su sexualidad”, sino una regresión a un estado primitivo de su sexualidad, (por así decirlo) en el que se frota, se desnuda y saca la lengua. (Y no es que me logre escandalizar, solo hago notar que, al contrario de lo que se piensa, su crecimiento físico es diametralmente opuesto a su sexualidad.)

(A modo de comentario) The Makeover

En un artículo de “Sistema autorreferencial”, Juan Larrosa expone brevemente el trabajo de  Katherine Sender y su libro The Makeover: Reality televisión  and reflexive audiences (2), en el que, opuesto a lo que se piensa referente a los Reality shows y a su audiencia, “muchas de las personas que ven estos programas, están conscientes de la trampa (epistemológica) que encarna el concepto de tele realidad”.

Son programas con personas con problemas comunes y que fácilmente atrapan la atención del televidente; este encontrara una respuesta, un tip de moda, consejos de salud o incluso de paternidad.

Cabe mencionar que no es necesario sentir identificación para emular o imitar ciertos aspectos de otra persona. Nos encontramos en un proceso de cambio constante y hay pocas cosas definidas en nuestra personalidad.

Es necesaria la fantasía a cualquier edad y saber posicionarnos a distancia de éstas; ser libres entre la fantasía pues (parafraseando a Lacan) “La locura es el límite de la libertad”

(1) Santrock, J. (2006). Psicología Del Desarrollo: El Ciclo Vital.

(2) https://autorreferencial.wordpress.com/?s=the+make+over

Acerca de Ernesto Del Toro

Ensayista autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis Psicológico acerca de lo obvio. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s