La lucha (de fracciones) de clase. (El Proletariado VS. El pequeño Burgués. )

uber-vs-taxi-title-card

El pequeño Burgués.

El proletariado, aquellos que vende su fuerza de trabajo al Patrón, pues no cuentan con los medios necesarios o suficientes para producir o generar ganancias; es la clase a la que pertenecemos la mayoría. Con todo y esta definición (bastante reducida) podemos  llegar a desconfiar de dicha definición, puesto que  todos cabemos en ella, y sin embargo, no consideramos que seamos iguales al chofer del transporte público,  o la maestra de la escuela, o al joven que nos vende las tortillas.

¿Entonces somos o no somos? La respuesta es que pertenecemos a una fracción de clase en específico. Es a lo que se le llama Media baja, media alta, etc… Ahora bien, cada fracción cuenta con sus características particulares: pensamientos, percepciones, aspiraciones, lenguaje y sobre todo,  maneras de relacionarse entre ellos y con los demás.

Cada fracción hace lo necesario para perpetuarse, preservarse o transformarse; es donde podemos localizar al que Pierre Bourdieu define como el Pequeño Burgués:

“El pequeño burgués es un proletario que se empequeñece para llegar a ser burgués. Renunciando a lo prolífico del Proletariado (…) debe empequeñecerse para pasar por la puerta estrecha que da acceso a la Burguesía.”

El pequeño burgués, como menciona Bourdieu, “al no poder aumentar sus ingresos,  disminuye sus gastos”. Y además de esto, tiene clara la necesidad de ciertos recursos culturales para su ascenso social.

Los Taxi (driver) s

Toda necesidad social genera mercancías y/o servicios que tienen, en el caso del servicio de taxis,  un Valor de uso. Dicho valor se conforma por el desgaste físico del Chofer y el desgaste  material del Vehículo. Los Usuarios añaden al valor de un traslado de taxi, el buen servicio que debe de brindar el Chofer. Cuando la Ciudadanía considera que el servicio de Taxis no es el  adecuado, optará por otros medio para trasladarse.

Con la llegada de Uber o Cabify, se oferta un servicio de taxi privado y como todo lo privado, es decisión del Usuario contratar o no dicho servicio. Claro está que es necesario contar con ciertas características individuales para poder contratar este servicio, como lo bien sabido: un  Smartphone,  tarjeta de crédito, (e incluso de débito) y trasladarse a ciertas zonas. (No es lo mismo trasladarse a una zona popular, que a una plaza comercial como Andares.)

Preservar o mejorar.

Por un lado, un individuo que desea mejorar su experiencia de traslado, con aire acondicionado, agua, un servicio amable, un cobro justo, seguridad e incluso su propia música; después de reunir lo necesario, lo pude hacer.

Por otro lado un Chofer de taxi, claramente ve una amenaza a su estilo de vida, (a su economía e incluso  a su labor, pues se genera una expectativa de servicio a partir del servicio Uber).

Y después de esto, el enfrentamiento verbal, de opiniones, institucional y (por supuesto) físico. La opinión se divide, las fracciones encuentran argumentos válidos tanto para la preservación del servicio de taxi como para las mejoras. Si es legal o  ilegal y si debe de regularizarse Uber, si los taxis deben de utilizar taxímetro, los robos y secuestros de taxistas y un extenso etcétera.

Se menciona que solo un pequeño sector de la población utiliza los servicios de taxi privado ( al momento aproximadamente un 10%) y que no representa una gran pérdida para el gremio de Taxistas; pero con una situación económica que todo el tiempo amenaza con empujarnos al fondo del barranco, cualquier evento que se interponga entre el Dinero y el nosotros es una amenaza.

Los taxistas tienen familia a quien responder (entre otras cosas de manera económica) los Choferes de Uber  también; por lo que es natural que el tema se polarice, y si añadimos el tercer elemento que son los Usuarios, habrá partidarios, defensores o detractores de cada servicio.

Entendíamos que el tomar un taxi funcionaba de la siguiente manera: Un Taxista transita  por las calles y un Transeúnte solicita el servicio, se preguntaba una tarifa, se estaba de acuerdo o no, se negociaba y finalmente se concretaba el servicio o no; o por otro lado solo se abordaba la unidad y se dejaba que el taxímetro hiciera su trabajo.

También se podía solicitar el servicio de taxi llamando vía telefónica al Sitio, o a una tarjeta proporcionada con anterioridad por algún Chofer y se esperaba a que llegara el taxista;  se entendía, que este servicio aumentaría el costo del viaje.

Actualmente con la facilidad de una aplicación en el equipo móvil, también se puede solicitar un servicio de taxi, pero privado. A pesar de que ya existían otros servicios privados, la llegada de las plataformas para dichos servicios, han despertado en los taxistas la idea de que se les quita trabajo, de que son ilegales y que evidentemente (en una sociedad burocrática) debe de ser regulado, apegándose a las leyes laborales y empresariales.

La (taxi) violencia (no se hace esperar)

En los estratos más altos de la sociedad (Empresarios y Estado), el problema se solucionará mediante la regularización y la inserción a la estructura de dichos servicios de taxi privados. Mientras esto ocurre, la tardanza en la respuesta y la nula capacidad de las Autoridades para controlar la situación, ha generado lo (in)esperado: Violencia.

Como ya se mencionó, las estrategias de los diversos grupos sociales van encaminadas a preservar o a cambiar, para mantener sus prácticas. Esta interacción de negociación entre Taxista y Usuario es lo que se quiere conservar, así mismo la interacción entre dueños de permisos y Choferes. Y por otra parte este cambio es una mejora para otro sector de la población, que a través de su teléfono celular, desea establecer una transacción comercial.

Cuando la estabilidad del grupo se ve amenazada se puede intentar convencer al resto de la población de lo justo de sus demandas, e incluso (como se ha visto) ejercer violencia directa en contra de los que consideran una amenaza; hemos visto imágenes de taxistas impidiendo el paso de Choferes privados, golpearlos ( a hombres y a una mujere), destruir sus vehículos, engañarlos solicitando un servicio para después detener a estos taxistas privados, que también están trabajando.

La simple sospecha de encontrarse con el enemigo es suficiente para destruirlo, no importa si es mujer u hombre, si es taxista privado o no.

Otra opción es la mejora de su propio servicio (como lo hizo el sitio 40), pero siempre es más fácil destruir al otro, que ofrecer algo mejor. (o mejorar lo propio.)

Legitimar las relaciones

La relación entre Usuario –plataforma-taxista, entrará en la estructura o desaparecerá.  Los intereses comerciales por regularizar Uber o Cabify, darán resultado si dichos servicios prueban su utilidad a la sociedad (o al [pequeño] sector que los utiliza), pues algo útil prevalece.

Las autoridades estarán encargadas de, lo que Bourdieu denomina como, “legitimar la relación” entre Usuarios y las plataformas de taxis privados, y a su vez, éstas plataformas con las Autoridades.

La regularización es cuestión de tiempo y también es cuestión de tiempo que esto se salga de las manos y se derrame sangre (o gasolina). Que la decisión consciente de dañar se convierta en la decisión consciente de mejorar.

Anuncios

Acerca de Ernesto Del Toro

Autor de: Un libro real, sobre la realidad. (Ensayos sobre la experiencia de la realidad y de las aproximaciones a la verdad) (2017) El Eco de la cultura de masas. (2019) Me he desempeñado con honores en la que Alvaro González de Mendoza (El Vallero Solitario), denominaba la Carrera de obviología nuclear. De todo, en todo y para todos, en esta época donde ya nadie cree en nadie y la realidad de disuelve en el aire.
Esta entrada fue publicada en Análisis psicosocial acerca de lo obvio. y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s